| 4/23/2008 12:00:00 AM

Inflación desacelera consumo en Francia y en Italia

PARIS (Reuters) - Las familias de Francia e Italia están recortando el gasto en ropa, artefactos eléctricos y varios otros artículos, porque la subida de los precios de la energía y los alimentos reduce cada vez más sus ingresos.

En Francia, de acuerdo con los datos del miércoles, el consumo familiar en productos manufacturados sufrió su mayor caída en un año y medio en marzo, para sorpresa y decepción de los economistas.

Las ventas minoristas en Italia, tercera mayor economía de la zona euro después de Alemania y Francia, se elevaron en febrero en términos de valor, pero cuando se extrae el efecto del aumento de los precios, tuvieron un comportamiento pobre.

"Las familias están teniendo problemas para responder a las perturbaciones de los precios y eso realmente está afectando a Francia, que hasta ahora había sido la potencia europea en lo que concierne al consumo," dijo Gilles Moec de Bank of America en Londres.

"Esto sugiere que la demanda doméstica en la zona euro empieza a perder impulso en momentos en que la fortaleza del euro se siente sobre las manufacturas," agregó.

Moec prevé una expansión de 0,4 por ciento en la zona euro en el primer trimestre, pero de sólo 0,2 por ciento en el segundo trimestre, a medida que la inflación afecte cada vez más a la demanda doméstica.

Por separado, el índice de gerentes de compras de la zona euro de RBC/NTC para las empresas de servicios del bloque creció a 51,8 en abril desde 51,6 en marzo, y superó las expectativas de una leve baja a 51,4.

No obstante, la medición correspondiente para el sector manufacturero bajó para acercarse a 50, la marca que separa el crecimiento de la contracción. En abril disminuyó a 50,8 desde 52,0 en marzo, mínimo desde agosto del 2005, ya que los nuevos pedidos se ubicaron en territorio de contracción.

En Francia, el consumo se hundió 1,7 por ciento en marzo comparado con el mes anterior, el declive más fuerte desde septiembre del 2006, dijo la agencia de estadísticas nacionales INSEE.

"Es la primera señal de alarma seria sobre la situación económica francesa desde el inicio del año," dijo Nicolas Bouzou, economista de la consultora Asteres en París.

Un descenso especialmente grande del consumo francés en textiles y productos de cuero fue acompañado por una caída en equipos para el hogar y autos, un fenómeno que ayuda a explicar el tono pesimista entre algunos industriales europeos.

"El mercado automotriz está horrible," dijo el presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, la semana pasada.

En Italia, las ventas minoristas subieron 0,3 por ciento desde el mes anterior en términos de valor, desestacionalizados.

"Las ventas minoristas italianas han estado lentas por algún tiempo y no creo que estos datos señalen algún cambio en esa tendencia," dijo Susana García de Deutsche Bank en Londres.

"Las ventas parecen haberse sostenido un poco mejor de lo previsto en febrero pero estos números no están ajustados por inflación y la mayor parte o toda la subida anual puede explicarse por el aumento de los precios al consumidor," agregó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?