| 12/16/2005 12:00:00 AM

Inflación creciente en España solo deja tranquilo al PSOE

La inflación en España al finalizar 2005 marcó una subida anual del 3,7%, la más alta registrada desde 2002.

La inflación en España al finalizar 2005 marcó una subida anual del 3,7%, la más alta registrada desde 2002, tras un incremento en el Indice de Precios de Consumo (IPC) del 0,2% en diciembre, según los datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Pese a esta elevada tasa, el Gobierno descartó que haya problemas de carácter estructural en la composición de los precios, así como que el encarecimiento del crudo -principal responsable de la alta inflación junto con los alimentos frescos- esté trasladándose a otros precios y salarios.

Así lo apuntó en rueda de prensa a medios locales e internacionales el secretario de Estado de Economía de España, David Vegara, quien por otra parte explicó que la inflación subyacente -que excluye los precios de la energía y los alimentos frescos- ha crecido el 2,9% debido a "factores exógenos", entre los que destacó la mala cosecha del aceite y la subida del tabaco.

Frente al análisis del Gobierno, el secretario ejecutivo de Economía y Empleo del PP, Miguel Arias Cañete, consideró que la subida del IPC de 2005 "perjudica a todo el mundo", muestra "el fracaso político" del Ejecutivo y tendrá consecuencias "muy negativas" en las cláusulas automáticas de revisión salarial.

Por el contrario, para la secretaria de Política Económica y Empleo del PSOE, Inmaculada Rodríguez-Piñero, la inflación de 2005 "se ajusta a las expectativas", dado el "incremento espectacular de los precios del petróleo, la sequía y el fuerte crecimiento de la demanda interna".

Frente a estas tesis, el partido CCOO criticó que achacar la mayor inflación al petróleo es "una excusa" que debería dejar de utilizarse para "encubrir un problema estructural" en la economía: la "ausencia de cultura en la estabilidad de precios".

Por su parte, el sindicato UGT acusó a "algunas empresas" de ser responsables de las "tensiones inflacionistas" y de aumentar precios para buscar el "beneficio a corto plazo" en detrimento del crecimiento económico y del empleo.

Tanto la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) como las Cámaras de Comercio coincidieron en que la mayor inflación supone una nueva "merma" a la competitividad de la economía española.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?