| 8/7/2010 2:45:00 PM

Inflación acumulada a julio llegó al 3,5 por ciento en Honduras

La inflación acumulada en Honduras en julio llegó al 3,5 por ciento, informó hoy el Banco Central del país centroamericano.

Tegucigalpa -  En su informe mensual, el organismo indicó que en julio la variación mensual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue del 0,6 por ciento, con lo que la inflación acumulada alcanzó el 3,5 por ciento.

Añadió que la variación interanual fue del 4,2 por ciento y el promedio de los últimos doce meses se situó en el 3,6 por ciento.

La inflación fue marcada por la evolución de precios de alimentos y bebidas no alcohólicas, que tuvo un incremento del 0,8 por ciento, contribuyendo al comportamiento del IPC con el 42,2 por ciento.

Otro factor adverso fue el alza de precios en productos como zanahoria, tomate, chile dulce, cebolla, patata, fríjoles, costilla de cerdo y carne de pollo, entre otros.

En contraste se redujo el precio de los huevos, productos lácteos, manteca vegetal, arroz clasificado, leche pasteurizada, hígado de res, algunas frutas y verduras.

Según el Banco Central de Honduras (BCH), el mayor precio de legumbres y verduras se debió principalmente a la disminución de la producción por las constantes lluvias de los últimos meses.

En lo que respecta a los productos lácteos y los huevos, cayeron de precio por una sobre oferta en el mercado.

Los lácteos también bajaron por las trabas comerciales a las exportaciones hacia El Salvador en julio pasado.

El alojamiento, agua, electricidad, gas y otros combustibles, lo mismo que el transporte, hoteles, cafeterías y restaurantes también contribuyeron con la inflación, añade el informe del BCH.

En 2009 la inflación acumulada llegó al 3 por ciento, el mismo porcentaje que la interanual a diciembre pasado, según el BCH, que para este año prevé un 6 por ciento.
 
 EFE



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?