| 9/6/2006 12:00:00 AM

Inédito préstamo del BID a Argentina para programa satelital

El BID dijo en un comunicado que el préstamo tiene un plazo de 20 años, con un período de gracia de siete años y tasa de interés variable.

Buenos Aires.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció el miércoles un préstamo de 50 millones de dólares a Argentina para desarrollar un sistema satelital y aplicaciones basadas en la observación de la tierra, el primero de este tipo otorgado por un organismo multilateral de crédito.

Este programa satelital, conocido como PROSAT, permitirá a través de sensores remotos colocados en satélites arrojar una variedad de mediciones ambientales de manera más rápida y menos costosa que la observación en el terreno.

"Este es el primer financiamiento de un organismo multilateral para desarrollar un programa satelital de observación de la tierra", informó el BID. Aclaró que otras entidades han financiado en el pasado el uso de datos satelitales, el desarrollo de estaciones terrestres y garantías a firmas de servicios de lanzamiento.

"PROSAT ayudará a desarrollar e implementar aplicaciones de alto impacto socioeconómico utilizando los datos obtenidos", aseguró el BID.

En ese sentido, los datos ayudarán a elaborar mapas sobre humedad del suelo para aumentar la productividad agrícola, optimizar un cronograma de siembra y aplicar fertilizantes en los cultivos de trigo, maíz y girasol.

También permitirá el diseño de mapas sobre la humedad de suelos superficiales para reducir las pérdidas de cosechas mediante una predicción más exacta de las plagas y de modelos hidrológicos y mapas de riesgos para un mejor manejo de inundaciones.

La Observación Satelital de la Tierra como técnica para el trazado de mapas y seguimiento en el área medioambiental fue aplicada por primera vez por Estados Unidos en la década de 1970.

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?