| 3/8/2012 4:10:00 PM

Industria cinematográfica colombiana opina sobre Proyecto de Ley 150

Voceros de distintos sectores de la industria cinematográfica nacional se reunieron ayer en la Comisión Sexta del Senado para manifestar sus observaciones frente a este proyecto de ley, que en términos generales perciben como algo positivo para el cine colombiano.

“Si esta ley no pasa, Colombia está destinada a estar extinta del mercado cinematográfico internacional, y condenada a seguir haciendo cine de manera artesanal”, declaró el actor Manolo Cardona, en representación de los actores del país.

Cada uno de los voceros que acudió ayer a la audiencia, presidida por el Senador Carlos Ferro Solanilla, dispuso de 10 minutos para manifestar sus observaciones y comentarios sobre este proyecto de ley que busca posicionar a nivel internacional a Colombia como una locación para rodar y producir películas cinematográficas.

El proyecto de ley busca ofrecer contraprestaciones para los productores extranjeros que rueden en el país. El Estado colombiano se comprometería a devolverles el 40% del valor del gasto que realicen en la contratación de servicios cinematográficos de empresas colombianas y 20% del gasto que realicen en hoteles, alimentación y transporte. Este fondo de las contraprestaciones ascendería a unos 25 mil millones de pesos, según declaró ayer en la audiencia la Ministra de Cultura Mariana Garcés.

La Audiencia también contó con la presencia del Viceministro de Turismo Óscar Rueda, quien, junto con la Ministra, escuchó todas las intervenciones y contestó algunas preguntas al final.

Entre los voceros asistentes también se encontraron Lisandro Duque, director y presidente de la Academia de Artes Cinematográfica; Julián Giraldo, productor; Adriana Bernal, en representación de los directores de fotografía; Abram Aparicio de la Milagrosa Films; Carlos Acero de la productora Multicolor, y Carlos Bernal, director del programa de cine de la Universidad del Magdalena.

Los voceros reconocieron unánimemente la importancia de que este proyecto de ley, que ya ha sido aprobado en primer debate, se convierta en una realidad, y en general solo manifestaron 3 preocupaciones frente a como está concebido actualmente: la primera, por la insistencia del proyecto en que las películas extranjeras apoyadas ayuden a promover una “buena imagen del país”. Para Lisandro Duque, esto resultaría problemático porque se atentaría contra las posibilidades de la creación “empobreciendo el producto artístico”, en incluso, contra las libertades de expresión.

La segunda preocupación tuvo que ver con la necesidad de fortalecer la formación técnica de los cinematógrafos nacionales y de asegurar que la contratación de servicios por parte de los productores extranjeros se convierta, realmente, en una dinámica que le sirva al país para crecer en términos de tecnología cinematográfica y no solamente una manera de que los foráneos accedan a una mano de obra más barata, como en un efecto maquila.

Por último, se habló de la necesidad de asegurar que los recursos destinados a las contraprestaciones estén disponibles obligatoriamente dentro de un rubro anual, y no sujetos a las coyunturas políticas ni los cambios de gobierno, e incluso de la necesidad de incrementar el porcentaje de las contraprestaciones ofrecidas para hacer a Colombia más competitiva en el mercado internacional frente a otros países que ofrecen hasta el 45% y 50%, como Puerto Rico y Nueva Zelanda.

Al final, la Ministra de Cultura Mariana Garcés recalcó que es importante tener en cuenta que esta ley vendría a complementar la ya existente Ley 814, que apoya la industria nacional de cine, gracias a la cual ya se ha recorrido un camino, y que los porcentajes estipulados en el proyecto de ley son el resultado de estudios cuidadosos, que entre otras cosas, han contemplado el porcentaje con que el Estado colombiano se podría comprometer.

MC
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?