| 8/14/2006 12:00:00 AM

Indígena ecuatoriano inscribe candidatura presidencial

Es el décimo postulante en registrarse para las elecciones generales de octubre, en que debe elegirse al sucesor del presidente Alfredo Palacio, que deja el gobierno el 15 de enero del 2007.

Quito.- El líder indígena Luis Macas inscribió el lunes su candidatura a la presidencia y afirmó que espera escribir "una página más" en la historia del país.

Macas, es uno de los principales líderes del poderoso movimiento indígena, que ha paralizado en varias ocasiones al país desde la década del 90 mediante bloqueos de carreteras. El 2000, los indígenas fueron determinantes en la caída del presidente Jamil Mahuad.

En un discurso, pronunciado primero en quichua y después en español, Macas dijo que "venimos a firmar una página más de la historia del Ecuador y esa página que lleva la historia de la raíz (indígena), por eso estamos aquí".

Previo a la inscripción de la candidatura unos cien indígenas efectuaron un ritual para "limpiar los malos espíritus y las malas energías".

Macas está en un grupo de postulantes con menos del 3% en las encuestas de intención de voto de los ecuatorianos, en las que ocupa el primer lugar el socialista moderado León Roldós, con 24%, seguido de la derechista Cynthia Viteri con 15% y del populista de izquierda, Rafael Correa 9%.

El año 2002 otro líder indígena, Antonio Vargas, fue candidato presidencial y logró una votación inferior a 1%. Entonces ganó el coronel retirado Lucio Gutiérrez, quien fue derrocado en abril del 2005 y sucedido por Palacio.

El 15 de octubre, 9,1 millones de electores deben escoger al sucesor de Palacio, a un vicepresidente, a 100 diputados y a autoridades de provincias y municipios.

 
Fuente: AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?