| 9/7/2010 8:15:00 AM

Incremento de 11 puntos en la satisfacción de los usuarios de aeropuertos

Un aumento, con respecto a 2009, de once puntos porcentuales en la satisfacción de los usuarios de los seis aeropuertos que opera AIRPLAN S.A. en cuatro departamentos de Colombia, revela un reciente Estudio de Satisfacción del Centro Nacional de Consultoría, CNC.

Los resultados de la muestra, que fue aplicada durante tres fines de semana continuos, entre 2.703 personas, en los aeropuertos José María Córdova, de Rionegro; Olaya Herrera, de Medellín; Antonio Roldán Betancur, de Carepa; Los Garzones, de Montería; Las Brujas, de Corozal - Sucre, y El Caraño, de Quibdó, muestran que la satisfacción de los usuarios se incrementó del 71% en 2009, al 82% en el presente año.

Las áreas analizadas en el estudio de satisfacción que presentan mayores incrementos en la percepción positiva entre pasajeros, visitantes, empleados y autoridades aeroportuarias, son las salas de abordaje, que pasaron del 67% al 85%; la infraestructura del aeropuerto para el pasajero, que aumentó del 64% al 84%, y el área de entrega de equipaje, que subió del 68% al 80%.

De igual forma, se destacan las cifras en la evaluación de los establecimientos de comida, con un crecimiento de 58% a 69%, y la red de establecimientos de comercio y otros servicios, que pasó del 64% al 74%.

En el Aeropuerto Internacional José María Córdova se evaluó, además, la percepción de los usuarios en cuanto a las zonas de control de emigración e inmigración, donde se obtuvo un incremento de quince puntos porcentuales, al subir del 75% al 90%.

Es de destacar que la terminal aérea que mostró un mayor crecimiento en sus resultados positivos, entre la última medición de 2009 y la aplicada en 2010, fue El Caraño, de Quibdó, donde en la evaluación de las salas de abordaje, por ejemplo, hubo una variación del 69%, al pasar la percepción positiva del 16% en 2009, al 85% en 2010. Igual sucedió con la Infraestructura del aeropuerto, donde se presentó un crecimiento del 64%, pues en la muestra del año pasado un 24% la calificó como muy buena o buena, en tanto que en la de 2010 la calificación positiva fue del 88%. Es de anotar que la anterior terminal fue demolida para construir una nueva con las especificaciones requeridas por la Aerocivil.

Con respecto al área de entrega de equipaje en la terminal chocoana, el aumento fue del 43%, del 38% en 2009 al 81% en 2010; la calidad de los establecimientos de comercio y otros servicios creció un 40%, con 20% el año pasado y 60% en el actual; la calidad de los establecimientos de comida pasó del 16% en 2009 a 55% en 2010, con incremento del 39%; el conjunto de servicios de transporte y telecomunicaciones para el pasajero creció 38%, al pasar de 35% a 73%, y la seguridad para el pasajero en el aeropuerto subió 35%, pues en 2009 fue del 51% y en el presente año llegó a 86%.

La ficha técnica de la encuesta describe que se aplicó un tipo de estudio Cuantitativo Descriptivo, con entrevistas personales cara a cara en las distintas terminales aéreas, a pasajeros, visitantes, empleados de aerolíneas y autoridades aeroportuarias del José María Córdoba, el Olaya Herrera, Los Garzones, El Caraño, el Antonio Roldán Betancur y Las Brujas. El error de la muestra está calculado entre un 8% y un 4%, con un 95% de confiabilidad, según el aeropuerto.

Para Sara Inés Ramírez Restrepo, gerente general de AIRPLAN S.A., “los resultados que obtuvimos en la encuesta de satisfacción, que dicta el contrato de concesión, nos compromete aún más a seguir prestando a los pasajeros y acompañantes un adecuado servicio para sus necesidades”.

AIRPLAN S.A. adelanta obras de remodelación en los seis aeropuertos que opera en cuatro departamentos del noroccidente de Colombia, en una fase del contrato de concesión que irá hasta marzo de 2014.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?