| 3/20/2009 12:00:00 AM

Incertidumbre en Venezuela por anuncio de medidas económicas

(CARACAS) Venezuela espera con incertidumbre las medidas económicas que anunciará el sábado el presidente Hugo Chávez para enfrentar la caída de los precios del crudo y la crisis global, donde analistas especulan con un alza de impuestos o hasta una devaluación de la moneda.

El gobernante socialista ha demorado por meses el anuncio de lo que ha llamado "fórmulas tácticas" para enfrentar el abrupto descenso de los ingresos petroleros, que analistas creen que podría poner en riesgo la balanza fiscal del país, aunque no su capacidad para pagar la deuda externa.

Chávez ha negado reiteradamente que vaya a aplicar un "paquete de ajuste neoliberal" y por el contrario, ha asegurado que mantendrá las partidas para sus programas sociales -base de su popularidad- y que las medidas no afectarán a los estratos más pobres del país sudamericano.

"El tema social para nosotros es sagrado; para este 2009 tenemos presupuestos (...) casi US$40.000 millones  (para programas sociales)", dijo el militar retirado esta semana, agregando que habría que sumar US$5.300 millones de la estatal PDVSA y otros fondos gubernamentales.

Sin embargo, el crudo local todavía está lejos de cumplir con las premisas presupuestarias de US$60  por barril (dpb) y cerró la semana en un promedio anual de 37,33 dpb, casi US$100  por debajo de los máximos históricos alcanzados a mediados del año pasado.

La divisa local, sujeta a un control de cambios desde el 2003, operaba el viernes volátil en el llamado mercado paralelo, donde llegó a cambiarse a unos 6,6 bolívares por dólar, impulsada por la incertidumbre y los rumores de devaluación.

Luego se ajustó a unos 6,35 bolívares por dólar, cerca de los niveles de la jornada previa, aunque todavía con una prima de casi el 200 % respecto al tipo oficial de 2,15 bolívares por dólar.

"Hay mucha incertidumbre por los anuncios económicos y mucha especulación sobre que podría haber una devaluación. Eso, unido a la poca oferta de dólares y una demanda creciente, hace que cualquier rumor dispare el cambio", dijo un analista cambiario que pidió no ser identificado.

La deuda venezolana operaba a la baja, con el Global 27, bono de referencia del país sudamericano, cayendo 1,44 puntos a 57,250/58,688 puntos.

Extranjeros si, locales no 

Bancos de inversión extranjeros han emitido notas en las que auguraban que Caracas devaluaría la moneda una vez se resolviera el referendo constitucional que Chávez ganó en febrero y que le permite presentarse a la reelección tantas veces como quiera.

"Somos de la opinión de que para cerrar el creciente desequilibrio fiscal, el Gobierno tendrá que constreñir pronto el crecimiento del gasto y probablemente devaluar la tasa fija del bolívar (...) a unos 2,7 por dólar en el corto plazo", dijo Alberto Ramos, de Goldman Sachs, en una nota a clientes.

Al igual que Goldman Sachs, Barclays espera una devaluación a 2,95 bolívares por dólar, Morgan Stanley prevé que el tipo oficial se ubique en 2,85 y JP Morgan estima que el nuevo tipo de cambio sería de 2,75 bolívares por dólar.

Sin embargo, muchas de la casas locales de análisis difieren y creen que el mandatario, quien ha negado que su Gobierno vaya a devaluar la moneda "en el corto plazo", utilizará otras medidas para incrementar la recaudación y frenar el gasto, como la presión tributaria y un mayor control de las importaciones.

"No creo que vayamos a ver una devaluación en el corto plazo por el costo político y la inflación", dijo Luis Vicente León, de la firma local Datanálisis.

Una devaluación sería tentadora para el Gobierno para evitar el desequilibrio fiscal, pero impactaría fuertemente en la inflación, que el año pasado superó el 30 %y es la más alta de la región.

Analistas locales se inclinan a que el mandatario aplicará una jerarquización de importaciones, otorgando divisas al tipo de cambio oficial sólo a aquellos sectores que su Gobierno considere estratégicos, como alimentación y salud, mientras que para el resto se tendría que acudir al mercado paralelo.

Además, prevén medidas en impuestos de recaudación inmediata que mejorarían el flujo de caja, como un incremento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la reimplantación del impuesto al débito bancario y a las transacciones financieras.

También se ha especulado con la posibilidad de que Chávez incremente los precios de la gasolina, la más barata del mundo, aunque movimientos similares en el pasado generaron fuerte descontento popular.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?