| 1/2/2012 10:00:00 AM

Incendio destruye planta Copec Chile

Un incendio forestal en el sur de Chile destruyó este lunes una planta de Celulosa Arauco, uno de los mayores productores mundiales del rubro y filial del conglomerado Copec, que representa cerca de un 15% de su capacidad total de producción de paneles de madera.

El desastre azotaba a las acciones de Empresas Copec, que caían en la bolsa de Santiago un 3,49 por ciento, a 6.697 pesos, a las 11.43 hora local (1443 GMT).

El siniestro en la planta Nueva Aldea, en la región de Bio Bio, se desató en la madrugada luego de que fuertes vientos extendieran el incendio por más de 10.000 hectáreas, dejando un muerto y obligando a evacuar a cientos de personas de la zona, informaron las autoridades.

"La planta de paneles quedó destruida por completo", dijo a Reuters un portavoz de la empresa. La compañía trabajaba junto con los bomberos para evitar que las llamas se extiendan a otras unidades de la empresa.

La planta Nueva Aldea tiene una capacidad de producción de 440.000 metros cúbicos de paneles al año.

Arauco tiene una capacidad de producción de unos 3,2 millones de metros cúbicos de paneles y es, además, uno de los mayores productores mundiales de celulosa. Opera 10 plantas de ese tipo en Chile, Argentina y Brasil.

El director de la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi), Vicente Núñez, dijo a medios locales que el siniestro -que ha dejado un muerto- es altamente complejo y que "al menos 40 viviendas han sido totalmente destruidas" en la zona.

En paralelo, el Gobierno combatía en el extremo sur otro incendio que afecta al majestuoso parque Torres del Paine, declarado Reserva de la Biósfera por la Unesco, que ya consumió más de 12.700 hectáreas y que ha obligado a evacuar a cientos de turistas y trabajadores del lugar en los últimos días.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?