| 9/10/2008 12:00:00 AM

Ike toma fuerza mientras avanza hacia Texas

LA HABANA _ El huracán Ike se fortaleció el miércoles en las aguas cálidas del Golfo de México al tiempo que se dirigía a la costa de Texas después de destrozar sembradíos de tabaco en Cuba y derribar inmuebles vetustos en La Habana.

Los meteorólogos dijeron que Ike, con categoría 1 en una escala ascendente de cinco, cobraba fuerza en el mar luego de salir de Cuba y advirtieron que podría alcanzar la categoría 3 antes de pegar en Texas, en el norte de México o en el oeste del estado de Luisiana en el sureste estadounidense.

Ike dejó al menos 80 muertos en el Caribe. También forzó a las autoridades de Texas para que pusieran en estado de contingencia a 7.500 efectivos de la Guardia Nacional y apremiaran a la población costera para que se surta de víveres.

La agencia Administración Federal de Emergencia de Estados Unidos todavía sopesaba el momento para ordenar evacuaciones en la costa suroriental.

La televisión estatal de Cuba dijo que unos 2,6 millones de personas _casi una cuarta parte de la población nacional_ fueron evacuadas o protegidas de Ike, que causó cuatro muertes y destrozó cientos de viviendas al azotar a la isla.

Mientras salía de Cuba, el huracán Ike golpeó con fuerza en localidades como Los Palacios, que había sido castigada por el huracán Gustav con categoría 4 el 30 de agosto.

En un vecindario pobre cercano a vías de tren, el daño combinado de Ike y Gustav dejó a casi dos tercios de las casas de madera sin techo o destruidas.

"El primero me dejó algo, pero éste no me dejó nada", se lamentó Olga Atiaga, una ama de casa de 53 años. Gustav arrasó primero el techo y algunos muros de su casa. Luego se llevó por los aires un colchón y el fregadero de la cocina. "Ya no tengo ni donde dormir".

Gustav dañó al menos 100.000 casas pero sin víctimas fatales debido a las evacuaciones masivas.

La televisión estatal dijo que dos hombres murieron cuando retiraban una antena de un techo, que una mujer falleció al desplomarse su casa y que otro hombre perdió la vida al caerse un árbol.

En La Habana, olas inmensas llegaron hasta el popular paseo del malecón al tiempo que las lluvias empaparon los históricos pero derruidos inmuebles en las partes más antiguas y pintorescas de la capital, declarada Patrimonio de la Humanidad por la ONU. Algunas de las estructuras en estado más ruinoso se vinieron abajo, incluidas cuatro casas en una cuadra.

En varias partes de Cuba, las autoridades desalojaron a unos 10.000 turistas de hoteles costeros vulnerables, sobre todo en la playa de Varadero al oriente de La Habana.

En México, las autoridades advirtieron que en el norte del país una serie de lluvias fuertes, ajenas a Ike, habían saturado una docena de represas, y que algunas ya tenían derrames. Si el huracán Ike genera tormentas en la zona habrá evacuaciones forzosas.

A las 0900 GMT, Ike se encontraba 200 kilómetros (125 millas) al norte del extremo occidental de Cuba y 748 kilómetros (465 millas) al sureste de la desembocadura del río Misisipí. Se trasladaba hacia el oeste-noroeste a 13 kph (ocho mph) con vientos máximos sostenidos de casi 136 kph (85 mph).

Mientras, la tormenta tropical Lowell se degradó a depresión tropical frente la costa de México en el Pacífico.

Según los meteorólogos, Lowell podría llegar la noche del miércoles o la mañana del jueves a la península de Baja California en el noroeste mexicano, sin un cambio notable en su fuerza. El Centro Nacional de Huracanes con sede en Miami dijo que los vientos máximos sostenidos de Lowell habían reducido a casi 56 kph (35 mph).

___

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?