| 8/5/2011 10:20:00 AM

Icbc de China compra filial argentina del Standard en US$600 millones

El Banco Comercial e Industrial de China (Icbc, por su sigla en inglés) anunció la compra del 80% de las acciones de la filial argentina del sudafricano Standard Bank por US$600 millones.

Buenos Aires - La adquisición fue anunciada oficialmente luego de que la presidenta argentina, Cristina Fernández, recibiera en audiencia al titular del Icbc, Jian Jianqing.

La entidad dijo en un comunicado difundido hoy por la agencia oficial Télam que la operación se pactó entre el banco chino, uno de los mayores del mundo en manejo de depósitos, el Standard Bank y los socios minoritarios de la filial argentina, las familias Wertehin y Sielecki.

"En el marco del acuerdo, Icbc adquirirá una participación accionarial del 80% de Standard Bank Argentina (SBA), por un monto estimado en efectivo de US$600 millones, que representa una valuación de US$750 millones para el 100 por ciento del capital social de SBA", señala el comunicado.

Standard Bank Group venderá el 55% de su participación actual en su filial argentina, donde retendrá un 20% tras la operación, que se completará para el primer semestre de 2012.

El banco chino comprará otro 25% a los socios argentinos minoritarios del Standard Bank Argentina.

El acuerdo, que está sujeto a la aprobación de las autoridades argentinas, prevé una inyección de capital de US$100 millones en el Standard Bank Argentina, "destinados a financiar su crecimiento futuro, de los cuales Standard Bank Group se ha comprometido a aportar US$20 millones", indica el comunicado.

El Standard Bank opera en Argentina desde 2006 cuando adquirió los activos de Bank Boston.

En Argentina, el Standard Bank está en el décimo segundo puesto por activos entre las entidades financieras que operan en el país, según datos del Banco Central argentino.


Efe

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?