| 1/28/2009 12:00:00 AM

IBM retira personal, pero de manera discreta

San Francisco.- Mientras la recesión hace que empresas de tecnología de Estados Unidos saquen a miles de empleados y obreros, IBM Corp. se está uniendo a la corriente ... pero de manera muy discreta.

La empresa, con sede en Armonk, Nueva York, ha sacado a miles de personas durante la semana pasada. Eso incluyó posiciones en las divisiones de ventas, de software y de hardware. IBM se ha negado a divulgar cifras específicas de despedidos, aún cuando los informes sobre empleados que han perdido sus puestos están siendo divulgados en plantas de IBM de todo el país.

Empleados de IBM han denunciado despidos en Tucson, Arizona; San Jose, California.; Rochester, Minnesota; Research Triangle Park, Carolina del Norte; East Fishkill, Nueva York; Austin, Texas; y Burlington, Vermont.

A diferencia de IBM, otras empresas de tecnología, tales como Intel Corp., Microsoft Corp., Texas Instruments Inc., Sprint Nextel Corp. y Google Inc. han divulgado el despido de personal, a raíz de la crisis económica, la más grave que vive Estados Unidos desde la Gran Depresión. Más de 20.000 trabajos se han perdido sólo en esas empresas.

Uno de los más grandes rivales de IBM, Hewlett-Packard Co., ha anunciado que echará 24.600 empleados y obreros, casi un 8% de su fuerza de trabajo de 320.000 personas. Al parecer, parte de los despidos son resultado de la adquisición de Electronic Data Systems Corp por parte de la empresa.

IBM ha explicado que no divulgará la cifra de empleados que ha despedido pues la Comisión de Valores y Cambio sólo exige a las compañías revelar sucesos "materiales". IBM considera sus despidos parte regular de su modelo empresarial, pues miles de empleos son eliminados cada año en Estados Unidos, y generalmente son añadidos en otros países, donde la mano de obra es más barata.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?