| 12/21/2006 12:00:00 AM

Hollywood lleva al cine obra de García Márquez

El director de origen británico tiene sobre sus hombros el gran reto de traducir la historia de amor al lenguaje de Hollywood y al mismo tiempo ser fiel al libro de García Márquez.

Cartagena.- Mike Newell, director de la versión cinematográfica de "El amor en los tiempos del cólera" de Gabriel García Márquez, no puede contener la risa cuando un loro empieza a cotorrear en medio de una escena que debería ser un sombrío sepelio.

Newell no entiende ni una sola palabra de la verborrea del loro, pero mantiene su buen humor y grita "¡corten!" en el plató de la primera gran producción para el cine de una novela del premio Nobel colombiano.

Antes de esta producción, Newell nunca había estado en Latinoamérica. Tampoco habla español.

Una de sus películas más recientes fue la adaptación cinematográfica del libro de J.K. Rowling "Harry Potter y el cáliz de fuego", y también dirigió "Cuatro bodas y un funeral"; pero llevar a la pantalla grande una de las novelas favoritas de García Márquez le da nervios.

"El tejido de sus novelas es tan abundante que si intentara capturarlo para el cine me perdería completamente", declaró. El director aseguró que inevitablemente tendrá que simplificar la magia literaria de la obra.

García Márquez rechazó reiteradamente en las últimas décadas el galanteo de Hollywood, pero el productor de la cinta, Scott Steindorff, le hizo una oferta de 3 millones de dólares y lo hizo cambiar de opinión. Se trata de una cifra altísima por los derechos cinematográficos de una novela, inclusive en la industria estadounidense.

"Tuve una breve conversación con él y con la ayuda de un traductor le dije que sería como Florentino y que no me daría por vencido hasta tener lo que quería", manifestó Steindorff refiriéndose al personaje principal de "El amor en los tiempos de cólera", que espera medio siglo para estar junto al amor de su vida.

"Yo sé cuando alguien busca simplemente dinero, y en el caso de García Márquez estoy seguro que ese no era el caso", dijo. "El reto fue convencerlo de que la película sería fiel a su obra", añadió.

Y al tiempo que cerraba el trato con Steindorff, el escritor colombiano le cedió gratuitamente los derechos de otra de sus novelas, "Del amor y otros demonios", a Hina Hidalgo, una directora costarricense que conoció en un taller de la escuela de cine en Cuba.

Hidalgo comenzará la producción de esa película el próximo año, también en Cartagena, y a diferencia de "El amor en los tiempos del cólera" ésta será en su lengua original.

En la película de Newell, los papeles de Fermina y Florentino, cuyo tortuoso romance renace cuando ella enviuda y él ha esperado durante medio siglo para poder volver a declararle su amor, pertenecen al actor español Javier Bardem y a la italiana Giovanna Mezzogiorno.

Con un presupuesto de unos 50 millones de dólares, esta es la primera gran producción cinematográfica en décadas que se realiza en esta bella ciudad colonial, y se estrenará alrededor de la Navidad del próximo año.

A pesar de que García Márquez cedió los derechos de la obra, no le ha dado su bendición completa a la película. No visitó la filmación pese a tener una casa y varios hermanos en Cartagena, y ha preferido mantenerse en silencio sobre el proyecto desde que se anunció hace dos años.

El novelista envió comentarios sobre el guión de Ronald Harwood, ganador del premio Oscar al mejor guión adaptado en el 2003 por su trabajo en "El Pianista". Newell describió las anotaciones como "directas y fuertes".

García Márquez, que ha trabajado como cineasta, convenció a su compatriota Shakira para que contribuya con tres canciones en la banda sonara de la película.

Dos sobrinos de García Márquez son parte del equipo de rodaje, y su hermano Jaime aparece como extra. También ha dicho que está dispuesto a contestar cualquier pregunta de Newell y los actores.

A pesar de las conjeturas que señalaban que el novelista escribiría el guión, Steindorff aseguró que el autor no tenía ningún interés en hacerlo.

"Estoy convencido de que todo el mundo se fijará en si él aprueba o no la película y sospecho que es inevitable que se sienta decepcionado", dijo Newell. "Pero es imposible leer sus novelas, que contienen ese conocimiento tan fabuloso de los seres humanos, y no querer complacer al hombre que las escribió", señaló.

Quizá el recelo de García Márquez hacia Hollywood se deba a las dificultades que el autor ha tenido con el séptimo arte. Desde sus días como crítico de cine en Bogotá, siempre estuvo enamorado de la pantalla grande, y hasta la publicación de "Cien años de soledad" en 1967 intentó triunfar como guionista e incluso dirigió un cortometraje.

Con parte del dinero que ha recibido por sus novelas encabezó en 1986 la creación de una escuela de cine en Cuba dedicada a la enseñanza del arte a jóvenes latinoamericanos. Su hijo, Rodrigo García, es un reconocido director en Hollywood y recibió críticas favorables por su película "Nueve vidas", del 2005.

Ninguna de las adaptaciones de las obras de García Márquez, sin embargo, ha disfrutado del elogio de los críticos o de la popularidad de sus novelas.

"Creo que tiene muy claro su historial en el cine y posiblemente piensa que no tiene ninguna necesidad de arruinar esa novela tan maravillosa", dijo Newell con una sonrisa. "Especialmente cuando somos perfectamente capaces de hacerlo nosotros solos."

 
 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?