| 6/20/2012 4:33:00 PM

Hollande insistirá en crear una agencia de la ONU para el medio ambiente

El presidente francés, Francois Hollande, dijo que seguirá promoviendo en foros internacionales la creación de una agencia de la ONU dedicada al medio ambiente, uno de los puntos en que no hubo consensos en la Conferencia Río+20.

Río de Janeiro, 20 jun (EFE).- "Es necesario un organismo verdaderamente dedicado a cuestiones del medio ambiente", que es un asunto "siempre marginado en muchas de las grandes cumbres", declaró Hollande en la Conferencia Río+20, inaugurada hoy con la presencia de unos cien gobernantes del mundo.

Hollande consideró "importante" que el documento consensuado por los negociadores de 193 países contemple "reforzar" el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), pero sostuvo que eso es "insuficiente" para dotar a las cuestiones medioambientales de una mayor importancia en la agenda global.

En una rueda de prensa anterior a su intervención en el plenario, el presidente francés admitió que el documento acordado por los negociadores podría llegar a ser alterado durante las reuniones que los jefes de Estado y de Gobierno tendrán hasta el próximo viernes en Río de Janeiro, aunque lo consideró casi imposible.

"Sería muy difícil reabrir el texto y las discusiones", señaló Hollande, quien manifestó cierta "decepción" con algunos puntos, como la decisión de solamente reforzar el PNUMA, sin darle categoría de agencia dentro del sistema de Naciones Unidas.

Sin embargo, afirmó que el documento final de Río+20 señala un "camino" para avanzar en el desarrollo de modelos de producción menos agresivos con el medioambiente y sienta las bases para futuros debates sobre la forma de combatir el calentamiento global.

Según Hollande, la Río+20 deja "una hoja de ruta para llegar a unos objetivos de desarrollo sustentable" y un acuerdo de mínimos sobre la preservación de los océanos, así como impulsa el debate sobre la necesidad de erradicar la pobreza del planeta.

El mandatario también reiteró que el mundo "no puede permitirse" que la actual crisis financiera impida continuar y profundizar los esfuerzos globales en favor de modelos más sustentables en lo ecológico, lo social y lo económico.

En ese contexto, defendió la llamada "economía verde", pero no como "una panacea", sino como "un medio de promover y profundizar los compromisos medioambientales, de generación de empleo", y como herramienta de combate a la crisis financiera.

No obstante, remarcó que "debemos entender que no hay solamente una crisis económica. Hay también una crisis social y una crisis medioambiental", declaró.
 
EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?