| 10/22/2010 2:25:00 PM

Hewlett-Packard desvela el Slate 500

Hewlett-Packard (HP), el mayor fabricante de computadores personales del mundo, desveló hoy en su página web el Slate 500, su primer ordenador plano, con el que debuta en un segmento de gran crecimiento y dominado por el popular iPad que lanzó este año Apple.

Nueva York.- El fabricante, con sede en Palo Alto (California, E.U.), puso a la venta en su web por US$799 su nuevo dispositivo, que cuenta con una pantalla táctil de 8,9 pulgadas y funciona con el sistema operativo Windows 7 de Microsoft que ya utilizan muchos PC.

"Es el ordenador personal ideal para profesionales que no suelen trabajar en un escritorio tradicional, pero que necesitan mantenerse productivos en un ambiente seguro y familiar con Windows", señala la compañía sobre Slate 500, cuya entrega se iniciará a mediados de noviembre.

La nueva apuesta de HP, que pesa unos 680 gramos y ofrece 64 gigabits de memoria, cuenta con una cámara de fotografía y otra de vídeo en la parte delantera para mantener videoconferencias, dos características que no tiene el iPad de Apple, que, sin embargo, presenta una pantalla más grande (9,7 pulgadas).

Con cinco horas de batería y con un puerto de entrada USB, el Slate 500 también cuenta con un sistema de reconocimiento de escritura manual y un lápiz digital, entre otras novedades.

HP es la última firma tecnológica en sumarse al fenómeno de los ordenadores planos, aunque su nuevo aparato es más caro que los similares que ofrecen sus competidores, como el iPad, cuyo precio se encuentra entre los US$499 y los US$829, según la capacidad de su memoria.

A falta de cerca de una hora para el cierre de la Bolsa de Nueva York, las acciones de HP subían el 1,08% y se negociaban a US$42,86 cada una, mientras que en lo que va de año acumulan un retroceso del 16,81%.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?