| 9/26/2011 2:30:00 PM

Helmerich demanda a Venezuela por nacionalización de plataformas

Helmerich & Payne demandó a Venezuela ante una corte de Estados Unidos por "tomar a la fuerza" once de sus plataformas de perforación, días después que el país sudamericano ofreciera a Exxon Mobil pagar US$1.000 millones por la nacionalización de sus activos en el país.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, nacionalizó el año pasado las plataformas de Helmerich, que estuvo ociosa durante meses tras una disputa sobre pagos pendientes de la compañía estatal PDVSA.

"Los demandantes buscan una indemnización por la apropiación de su negocio venezolano de perforación en violación del derecho internacional y por incumplimiento de contrato", dijo Helmerich en una presentación ante la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

"En ese momento, el impacto neto de esta situación sobre los resultados financieros consolidados de la compañía, si los hubiese, no pueden ser razonablemente estimados", detalló.

La demanda, presentada el 23 de septiembre, es contra Venezuela y las compañías estatales Petróleos de Venezuela y PDVSA Petróleo.

"Como los gastos financieros de este hecho ya han sido contemplados, cualquier potencial recurso recibido por Helmerich de parte de Venezuela constituiría un adicional positivo," escribió Víctor Marcho, analista de RBC Capital Markets.

La compañía calificó a la ex operación venezolana, un segmento operativo dentro de su negocio internacional, como una operación discontinua en el tercer trimestre de su año fiscal 2010.

La compañía con sede en Tulsa, Oklahoma, está en otros dos arbitrajes contra terceros no afiliados con PDVSA o el gobierno de Venezuela, para cobrar US$ 75 millones relacionados con la incautación de sus activos en Venezuela.

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?