| 11/23/2007 12:00:00 AM

Hasta un 80% se podría economizar energía en iluminación de hogares

Con la campaña “Hay una luz para salvar el medio ambiente”, Philips y Exito presentan una alianza para combatir el calentamiento global.

Bogotá.- Philips y Exito han suscrito una alianza estratégica que permitirá a los hogares colombianos el cambio de sus bombillas incandescentes por lámparas ahorradoras de energía, acorde con la exigencia de la nueva legislación que está siendo evaluada por el ministerio de Minas y Energía, que busca limitar el consumo de energía en la iluminación de hogares, reduciendo el uso de entre 70 a 100 millones bombillas incandescentes instaladas actualmente en el país.

La legislación debe entrar en vigencia a partir del año 2010. Así mismo se sabe, por las estadísticas nacionales, que el consumo de energía aumenta anualmente en un 4%. Por eso, para cumplir con lo mandado en el Decreto, es necesaria una campaña informativa que busca crear una clara conciencia ciudadana sobre la importancia del ahorro energético e impulsar el cambio a través de acciones facilitadoras concretas y masivas, como la que realizarán en conjunto estas dos compañías.

“Hay una luz para salvar el medio ambiente” es el nombre de la campaña en la que Philips y Exito unen esfuerzos para contribuir con la preservación de los recursos de nuestro país y el ahorro de energía y mejorar las condiciones de vida de los colombianos.

A partir del 30 de noviembre y hasta finalizar el año, quien tenga en sus manos bombillas incandescentes de cualquier marca y sin importar si están dañadas, podrá acercarse a los almacenes Exito o a los almacenes Vivero del país y reclamar un bono ahorro de cinco mil pesos que se puede hacer efectivo en la adquisición de lámparas fluorescentes compactas de alta eficiencia marca Philips, conocidas como “ahorradoras”.

Dado que desde que se anunció el decreto 2331 de julio de 2007, aparecieron marcas y expendedores que han ofrecido a la ciudadanía productos que no cumplen con las normas ni de calidad ni de productos verdes, estas dos firmas implementaron dentro de esta gran campaña masiva varias acciones que pretenden contrarrestar la piratería, educar al consumidor y ayudar en el cambio correcto de las bombillas acorde con los vatios, el tipo de luz y la necesidad de iluminación.

Para esto, las personas que se acerquen a los puntos especificados para comprar sus nuevas lámparas podrán consultar con las facilitadoras de Philips, quienes estarán en capacidad de dar información sobre la forma correcta de reemplazar la iluminación en cada punto del hogar: cocina, habitación y estudio, etc. y además podrán dar consejos para seguir ahorrando y claves para reconocer bombillas legales y verdaderamente ahorradoras.

De acuerdo con Luis Felipe Loaiza Granda -CEO Philips Colombia, debido a que los fuertes cambios climáticos ya están tocando cada vez más puertas locales, en el país existe una gran motivación en las familias para ayudar a disminuir el calentamiento global; de allí que cada día el uso de estos ahorradores se incremente. Por esto, se esperaría que al final del 2008, el 50% de los hogares colombianos habrán efectuado este mejoramiento en su vivienda.

Beneficios de economía familiar
Las bombillas ahorradores de Philips tienen una vida útil de seis mil horas, lo que ofrece a un hogar promedio seis años de duración con encendidos de tres horas por día. En un hogar colombiano se utilizan entre siete y 10 bombillos incandescentes. Esto significa que su factura de energía en consumo de iluminación llega por un monto entre 15 y 20 mil pesos mensuales. Por su parte un bombillo ahorrador de acuerdo con las especificaciones puede economizar entre mil y dos mil pesos mensuales, lo que arroja un retorno de inversión de seis meses.

Los beneficios para el usuario de bombillos ahorradores Philips son innumerables, ya que además de economizar en facturación de energía, puede eventualmente mejorar las condiciones de vida del usuario. Por ejemplo en ciudades calientes, al utilizar bombillos ahorradores, se disminuirá también el consumo de energía en aire acondicionado, ya que estas lámparas no producen tanto calor y por ende se necesitará menos aire acondicionado.

Beneficios para la economía nacional
El principal impacto que busca la campaña “Hay una luz para salvar el medio ambiente”, es disminuir la carga energética en las horas pico, especialmente a las siete de la noche, cuando está en uso casi el 90% de la iluminación instalada.

Sin embargo es claro que aunque con el cambio de iluminación incandescente a fluorescente se producirá un importante ahorro para el país y un positivo impacto al medio ambiente, son necesarias más medidas, algunas de responsabilidad del sector industrial y comercial -que consume el 75 % de la energía producida en Colombia- otras del mismo sector residencial y también del mismo Gobierno, el cual entre otras propuestas relacionadas con iluminación pública, está preparando un plan de subsidio para sectores sociales de menor capacidad económica, a las cuales llegará con campañas especiales para el cambio del tipo de iluminación residencial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?