| 1/24/2008 12:00:00 AM

Grupo Nacional de Chocolates compra sociedad en Panamá

La operación hace parte de la expansión estratégica y rentable de la compañía.

El Grupo Nacional de Chocolates S. A., a través de su compañía subsidiaria Blue Ribbon Products, S.A., de Panamá, adquirió la totalidad de las acciones de la sociedad Ernesto Berard, S. A., compañía panameña dedicada a la producción y comercialización de productos cárnicos, ampliando así la participación en este sector .

La operación hace parte del planteamiento estratégico del Grupo, de crecimiento rentable y desarrollo de los negocios en la región estratégica. Esta adquisición busca fortalecer la presencia del Negocio Cárnico en el mercado de Panamá, contando con una importante plataforma adicional en esta zona.

Ernesto Berard, S.A., es una de las principales empresas del sector de alimentos cárnicos de Panamá. Su planta de manufactura está ubicada en la población de Volcán, Provincia de Chiriquí, al norte del vecino país. Igualmente, cuenta con un centro de distribución en Ciudad de Panamá. La operación está respaldada por su talento humano conformado por 150 colaboradores.

Berard participa en los segmentos de jamones, chorizos y salchichas, y se soporta en marcas de alto valor, reconocimiento y posicionamiento, entre las que se encuentran Berard, Valle Verde, Mi Jamón Berard, Hacienda Berard y Chorizo Itsmeño. La compañía no sólo agrega valor al portafolio de productos de Blue Ribbon sino también, por su ubicación, atiende un mercado complementario.

Con el ingreso de la empresa Ernesto Berard a Grupo Nacional de Chocolates, se continúa consolidando una red de empresas industriales y comerciales que se extiende a 12 países en la Comunidad Andina, Centro América y el Caribe, a México y a Estados Unidos, empleando a más de 25.000 personas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?