| 8/18/2011 3:00:00 PM

Grupo estadounidense cierra definitivamente la compra del Roma

El grupo empresarial estadounidense liderado por Thomas DiBenedetto cerró hoy la compra del club italiano AS Roma, que entrena actualmente el español Luis Enrique Martínez.

Roma - El empresario Thomas DiBenedetto firmó hoy un acuerdo con el que concretó su participación mayoritaria en el club, y ahora tendrá que esperar a que se celebre el próximo consejo de administración del conjunto "giallorosso" para ser nombrado oficialmente presidente del Roma.

El consorcio empresarial de DiBenedetto se convierte así en el máximo accionista del club romano junto a Unicredit, el primer banco de Italia, con quien conforma la sociedad Neep Roma Holding que posee el 67% del accionariado del Roma.

El pasado 3 de agosto ambos socios firmaron un acuerdo para extender hasta un máximo de 100 millones de euros el aumento de capital previsto para el club.

Unicredit se comprometió además a renovar, hasta un máximo de 25 millones de euros hasta el 31 de diciembre de 2013, la línea de crédito que tiene disponible para el club italiano y que expira en los primeros meses del año que viene.

La firma de estos acuerdos, de los que ya se venía hablando desde hace varias semanas, supone un nuevo paso en la reestructuración del Roma, cuya deuda financiera obligó a los antiguos accionistas mayoritarios, el grupo petrolero Italpetroli, a deshacerse de su participación en el club.

Asimismo, la llegada de DiBenedetto al Roma supone el punto final a los 18 años de la familia Sensi al frente del club, durante los que el equipo "giallorrosso" sumó a su palmarés un título de Liga (2001), dos triunfos en la Supercopa italiana (2007 y 2008) y una Copa de Italia (2007).

EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?