| 11/15/2005 12:00:00 AM

Greenspan preocupado por déficit comercial

Según Greenspan, Estados Unidos se ha beneficiado de ser la divisa de reserva mundial, la primera a la que acuden los extranjeros cuando desean invertir fuera de sus países.

Los inversionistas extranjeros se cansarán de financiar el abultado déficit comercial estadounidense pero la flexibilidad de la economía debería paliar su impacto negativo, afirmó el lunes el presidente de la Junta Federal de la Reserva Alan Greenspan.

Los comentarios de Greenspan, vía conexión telefónica a una reunión efectuada en México, se refirieron al déficit en la balanza de pagos, que aumentó el año pasado a 668.000 millones de dólares, cifra récord. Ese déficit es financiado mayormente por los inversionistas extranjeros.

El enorme déficit de la balanza de pagos acumulado anualmente por Estados Unidos "no puede persistir indefinidamente", advirtió Greenspan. "En algún momento, los inversionistas dejarán de financiarlo", agregó, sin precisar fechas.

Este déficit de la balanza de pagos es considerado la mejor medida de la solidez económica internacional de un país porque abarca no solamente los bienes y servicios sino el flujo de las inversiones entre los diversos países.

El déficit de la balanza de pagos suma más del 6% del total del producto bruto interno estadounidense.

Greenspan sugirió que las limitaciones para financiar el déficit comercial estadounidense obedecerán a los "temores de los inversionistas extranjeros" de tener demasiados fondos de sus respectivas carteras en acciones y bonos estadounidenses.

Sugirió además que este cambio podría haber comenzado ya y destacó que de más de 30 billones de dólares en inversiones extranjeras seguidos por el Banco Internacional de Compensaciones en el primer trimestre del 2005, el 42,4% figuraban en dólares y el 39,3% en euros.

Sin embargo, la denominación en dólares bajó 4 puntos frente a la mantenida hace tres años, mientras que la de euros subió 5 puntos, agregó Greenspan.

Según Greenspan, Estados Unidos se ha beneficiado de ser la divisa de reserva mundial, la primera a la que acuden los extranjeros cuando desean invertir fuera de sus países.

Esas inversiones, por ejemplo, contribuyeron a reducir las tasas de interés en Estados Unidos, agregó.

"Aunque dudo que el dólar estadounidense pierda a corto plazo su estatus de divisa de reserva en todo el mundo, a mi juicio hay que aprender algunas lecciones ante la experiencia (monetaria de Gran Bretaña), que dejó de ser la divisa dominante en el mundo", advirtió Greenspan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?