| 11/11/2011 11:40:00 AM

Grecia se vuelca a Irán ante corte de comercio de petróleo

Grecia depende de Irán para obtener la mayor parte de su petróleo, en momentos en que los operadores cancelan el suministro y los bancos se niegan a ofrecer financiamiento por temor a que Atenas deje de pagar su deuda.

Los operadores dijeron que Grecia se volcó a Irán como el proveedor de última instancia, a pesar de la creciente presión de Washington y Bruselas para restringir el comercio como parte de una campaña contra el programa nuclear iraní.

La virtual parálisis de los acuerdos petroleros con Grecia, que tiene cuatro refinerías, muestra cómo podría estancarse el comercio en Europa debido al quiebre en la confianza causado por la crisis de la deuda de la zona euro, que amenaza con propagarse a otras naciones.

"Las compañías como nosotros no podemos negociar con ellos. Hay mucho riesgo. Quizá los operadores independientes estén más dispuestos a eso", dijo un operador de una petrolera internacional grande.

"Nuestro departamento de finanzas simplemente se rehusa a tratar con ellos. No es que ellos no paguen. Simplemente es por precaución", dijo un operador de una de las mayores comercializadoras.

"No pudimos hallar a ningún banco dispuesto a financiarnos. Ningún banco quiere financiar un acuerdo para ellos. Nos perdimos algunas buenas oportunidades", dijo un tercer operador.

Más de dos decenas de operadores europeos contactados por Reuters en petroleras y firmas de comercialización dijeron que la falta de financiamiento bancario había forzado a Grecia a dejar de comprar crudo de Rusia, Azebaiyán y Kazajistán en meses recientes.

Grecia, que no tiene producción doméstica, depende de las importaciones de crudo y en el 2010 importó el 46 por ciento de su petróleo de Rusia y el 16 por ciento desde Irán.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?