| 10/11/2013 10:17:00 AM

Grandes energéticas alertan de graves riesgos para el sector

Diez de las grandes empresas energéticas europeas, entre ellas las españolas Iberdrola y Gas Natural Fenosa, alertaron de los graves riesgos a los que se enfrenta el sector por los "errores de los políticos" y exigieron a Bruselas y a los Gobiernos reformas urgentes para mejorar la competitividad.

Las compañías (Enel, ENI, GDF Suez, RWE, E-ON, Gasterra, Vattenfall y CEZ Group, además de las dos españolas) reunieron en Bruselas a sus máximos dirigentes para lanzar toda una serie de propuestas que consideran necesarias para "reconstruir la política energética europea".

Las empresas, que juntas representan la mitad de la capacidad eléctrica europea, denunciaron el "fracaso" de las actuales políticas, que a su juicio es evidente por el hecho de que la seguridad de suministro "ya no está garantizada", las emisiones de CO2 están creciendo, las inversiones están paralizadas y los precios para los clientes aumentan con fuerza.

La Comisión Europea (CE), preguntada al respecto, no quiso responder directamente a los comentarios de las compañías, pero recordó que trabaja en reformas para las renovables.

Señaló también que este mes presentará una comunicación recogiendo las "mejores prácticas" para modificar los subsidios nacionales a este tipo de tecnologías.

Según los datos de esas empresas, las facturas de los particulares han aumentado en la Unión Europea (UE) un 17 % en los últimos cuatro años y las de la industria un 21 % en ese mismo periodo.

Las empresas atribuyen ese "fracaso de competitividad" a la regulación y a las decisiones de unas autoridades que hacen "política con la energía", criticó el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán.

"No es lógico que en los países de la Unión Europea más del 50 % de nuestra factura corresponda a decisiones políticas, nada que ver con las empresas que generamos y distribuimos energía", señaló Galán, que destacó que en Estados Unidos esa cifra es del 10 %.

Entre las razones de esa situación las energéticas destacan la política de subsidios a las renovables, que piden modificar, eliminando las ayudas a la producción para las tecnologías "inmaduras" y sustituyéndolas por apoyo a la investigación y el desarrollo.

Además, los directivos reunidos en Bruselas advirtieron del riesgo de cortes en el suministro que plantea el cierre de plantas al que abocan las actuales políticas, tal y como señaló el consejero delegado de GDF Suez, Gérard Mestrallet.

Para combatir ese riesgo las empresas piden, entre otras cosas, que se incentive el uso de capacidades ya existentes en lugar de la construcción de nuevas instalaciones, que los legisladores ofrezcan una mayor certidumbre normativa que permita impulsar inversiones y la creación de un verdadero mercado europeo de la energía.

Por último, critican que las políticas europeas no han funcionado para cumplir sus objetivos contra el cambio climático, pues las emisiones de CO2 están aumentando pese al gran esfuerzo hecho en las energías renovables.

Las compañías, que cuentan con algo menos de un tercio de la capacidad europea en renovables, piden arreglar los problemas del sistema de comercio de emisiones y tomar más medidas para evitar el traslado de empresas de Europa a zonas con normas menos exigentes en caso de que no haya un acuerdo global sobre el cambio climático.

Aunque no lo señalaron entre las prioridades, las empresas llamaron además la atención sobre la mayor competitividad que están logrando las empresas en EEUU gracias a la explotación del gas de esquisto (prohibida en países como Francia) y algunos abogaron por explorar esa vía.

Las solicitudes de las diez compañías serán trasladadas a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, que tienen previsto tratar asuntos energéticos en sus cumbres de febrero y marzo de 2014.

EFE/D.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?