| 10/15/2005 12:00:00 AM

Google y Microsoft en disputa por AOL

Microsoft se reunió con representantes de AOL en septiembre interesado en adquirir un porcentaje de la propiedad.

El mercado tecnológico está que arde. A la serie de anuncios sobre alianzas y nuevos lanzamientos de las últimas semanas ayer se sumó un nuevo capítulo en la batalla entre Google y Microsoft.



Google, dueña del mayor buscador de Internet, y la empresa de televisión por cable Comcast, estarían preparando una oferta por parte de la propiedad del principal proveedor de servicios de Internet de Estados Unidos, America Online (AOL).



La semana pasada trascendió que Microsoft se reunió con representantes de AOL en septiembre interesado en adquirir un porcentaje de la propiedad.



Google y Comcast podrían presentar una oferta conjunta por una participación minoritaria de hasta 50% en la unidad de contenidos de AOL por hasta US$ 5 mil millones, informó ayer el periódico Wall Street Journal cintando a fuentes cercanas a las negociaciones.



Time Warner, se vio obligada a considerar la venta total o parcial de su filial después de que un grupo de inversionistas encabezado por Carl Icahn aumentara la presión sobre la administración ante la caída de los precios de las acciones.



Analistas estiman que el valor total de AOL se ubica entre US$ 11.900 millones y US$ 21 mil millones. El 86% de los U$ 8.700 millones en captados el año pasado es producto de su unidad de acceso a Internet, pese a que perdió seis millones de clientes en los tres últimos años en Estados Unidos.



Una guerra de ofertas por AOL ayudaría a Parsons a calmar las presiones provenientes de Icahn, quien exigió medidas "osadas" para revivir el precio de los títulos de la empresa, luego que la fusión Time Warner-America Online en 2001 no cumpliera con las expectativas que significó la operación de US$ 106 mil millones.



Con la operación, Google podría acceder a elementos de los que actualmente carece, como programas originales y transmisión de conciertos. Comcast a su vez emitiría películas y series propias de Time Warner, adquiriendo acceso de paso a los 21 millones de usuarios de Internet afiliados a AOL.



Google también mantendría a AOL como cliente de su tecnología de búsqueda, negocio que genera casi el 11% de sus ingresos.



AOL goza de tráfico constante y una poderosa marca, variados contenidos, además de poseer la segunda herramienta de búsqueda más utilizada por los navegadores estadounidenses, por detrás de Yahoo!



Esto sería también de gran interés para Microsoft, dueño del tercer buscador más utilizado. La empresa de software más grande del mundo buscaría potenciar su posición en este mercado y revivir el negocio en Internet de MSN.



El miércoles Microsoft anunció una alianza con Yahoo!, la segunda empresa de búsquedas a través de Internet, que permitirá a sus usuarios de mensajería en línea comunicarse entre sí.



Ambas compañías intentan responder así al golpe que dio Google, cuando inició su propio servicio, en agosto, Google Talk, y que incluye llamadas de voz a través de Internet.



Previamente, Microsoft había lanzado la versión final de su motor de búsqueda para presionar a Google, líder del mercado, y rediseñó su portal MSN para destacar más al buscador.



Por su parte, Yahoo comenzó a añadir blogs como un suplemento a los servicios de los medios profesionales, como respuesta al interés de los usuarios por las fuentes de noticias alternativas.



Al adquirir a AOL, Google también conseguiría un importante cliente para su tecnología de búsquedas, un negocio que genera cerca de 11% de los ingresos de la compañía. También obtendría acceso a un denominado portal, un centro de conexión para el contenido de red como música y películas, del que carece.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?