| 1/16/2006 12:00:00 AM

Google y Apple son las marcas más influyentes del mundo

Brandchannel.com ha dado a conocer la lista de las marcas más influyentes del mundo en 2005, elaborada por 2.528 expertos.

Brandchannel.com ha dado a conocer la lista de las marcas más influyentes del mundo en 2005, elaborada por 2.528 expertos. Google y Apple ocupan los dos primeros puestos, mientras que el servicio telefónico por Internet Skype de eBay hace su debut en el número tres.

El sondeo anual suele sorprender por sus resultados, a veces polémicos, como en 2004, cuando la cadena árabe de televisión Al Yazira fue elegida por votación como la quinta marca más influyente (este año bajó al puesto 25).

Este año, los profesionales y estudiantes que votaron prefirieron las respuestas más convencionales y tecnológicas cuando se les preguntó "¿Qué marca tuvo el mayor impacto en nuestras vidas en 2005?"

Lista mundial

Google fue primero de la lista en 2003, y para 2005 ha arrebatado el primer puesto a Apple Computer, que fue segunda este año. Skype, que ofrece llamadas gratuitas para otros usuarios del servicio, ocupa el tercer puesto, mientras que la omnipresente cadena de cafeterías Starbucks y la tienda de muebles sueca Ikea son cuarta y quinta, respectivamente.

Lista europea

Las cosas cambian y se observa solamente la lista europea, encabezada por la finlandesa Nokia, seguida de Ikea y Skype y después Zara, en el cuarto puesto. BMW es la quinta, la BBC, sexta.

América Latina

Muy contrario a la preferencia por las marcas de alta tecnología que dominan en el resto del mundo, las principales de América Latina son dos marcas de bebidas, Corona y Bacardí, con el operador de teléfonos móviles Movistar en tercer lugar.

En EEUU y Canadá encabezan la lista Apple, seguida de Google y Starbuck. También figuran Lance Armstrong, Coca Cola, Ophrah Winfrey y Amazon.com.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?