| 3/10/2009 12:00:00 AM

Gobiernos analizan más estímulo ante "Gran Recesión"

(FRANCFORT) Las principales naciones tienen previsto acordar que harán todo lo posible para respaldar a la economía mundial y evitar lo que el FMI calificó como una "Gran Recesión", mientras que la Reserva Federal estadounidense pedía una regulación financiera integral.

También el martes, un miembro de la directiva del Banco Central Europeo (BCE), Lorenzo Bini Smaghi, dijo que el organismo monetario estaba preparado para reducir las tasas de interés del euro al cero % si  surgía una amenaza real de deflación.

Los ministros de Finanzas del Grupo de los 20 países industrializados y en vías de desarrollo (G20) se verán el fin de semana para preparar una cumbre que se realizará el 2 de abril en Londres.

Allí, los jefes de Estado esperan presentar un frente unido para responder a la peor crisis financiera en décadas.

Un alto funcionario japonés dijo que los ministros de Finanzas tenían previsto acordar la necesidad de tomar todas las medidas necesarias para apoyar a la economía global.

Pero aún había diferencias de opinión después de que los funcionarios estadounidenses y europeos parecieron discordar el lunes por la necesidad de una mayor intervención gubernamental.

Mientras que el ministro de Finanzas japonés Kaoru Yosano prometió tomar "todas las medidas disponibles", el banco central chino minimizó la necesidad de medidas drásticas, incluso cuando el país reportó una caída de 1,6 por ciento en los precios al consumidor en febrero, la primera disminución en más de seis años.

"Cuando las bajas de los precios domésticos se deben a la caída de los precios globales, definitivamente no es necesario que el banco central tome amplias medidas para combatir la deflación", dijo Su Ning, vicegobernador del Banco Popular de China.

Estrategia

Por su parte, el jefe de la Fed, Ben Bernanke, dijo el martes que los reguladores financieros deben imponer normas para detectar e impedir riesgos, con la idea de evitar que vuelva a ocurrir una crisis financiera como la actual.

"Debemos tener una estrategia que regule el sistema financiero como un todo (...) no sólo sus componentes individuales", dijo en declaraciones preparadas para una presentación ante el Consejo de Relaciones Exteriores.

El lunes, Lawrence Summers, jefe de asesores económicos del presidente estadounidense Barack Obama, había instado a los Gobiernos a inyectar más dinero en sus economías a fin de combatir la recesión.

Ese pedido fue rechazado cuando los ministros de Finanzas de la zona euro se encontraron el mismo día en Bruselas.

El martes, fuertes bajas en los datos de la producción industrial de Gran Bretaña, Francia y Suecia, junto con un derrumbe de las exportaciones alemanas, pintaron un cuadro débil para la economía europea al comienzo del 2009.

Smaghi del BCE, hablando en una entrevista con el diario alemán de negocios Boersen-Zeitung, dijo: "si la situación (económica) empeora, el BCE está listo para reducir aún más las tasas, incluso al cero".

Pero él no veía el riesgo de una deflación duradera, y otro funcionario del BCE, el consejero Axel Weber, dijo que no estaba a favor de que las tasas de interés caigan al cero.

"Veo el 1 %  como el piso", dijo en una conferencia de prensa.

A su vez, el director gerente del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn pintó un cuadro pesimista en un encuentro con líderes africanos en Tanzania, diciendo que probablemente la economía mundial se contraiga este año en lo que muchos ahora llaman la "Gran Recesión".

Las acciones mundiales subían el martes luego de tres días de declives consecutivos que las llevaron a los mínimos en seis años, mientras que los títulos públicos descendían por el aumento de los temores ante la creciente emisión de deuda.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?