| 8/25/2009 12:00:00 AM

Gobierno venezolano niega responsabilidad en paro de Mitsubishi

El ministro de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias, Jesse Chacón, descartó que el gobierno tenga alguna responsabilidad en la paralización de la filial local de la automotriz japonesa Mitsubishi Motors Corp (MMC), y atribuyó la crisis de la empresa a un "conflicto interno".

CARACAS — Chacón dijo el martes a la estatal Agencia Bolivariana de Noticias (ABN) que el cierre indefinido de MMC, la quinta mayor ensambladora del país, responde a "un problema de relación con sus empleados y unas supuestas prácticas de un grupo que ha retardado la producción", e indicó que el gobierno va a "discutir" la legalidad de la medida.

"Una cosa es lo que se anuncia y otra cosa es el carácter de legalidad de lo que se anuncia, que es parte de lo que vamos a discutir", expresó el ministro al anunciar que representantes del Ministerio del Trabajo se reunirán en las próximas horas con directivos de la empresa para buscar una solución al conflicto.

"Nosotros hicimos un acuerdo con ellos (Mitsubishi), para garantizar el ensamblaje de este año. Acordamos US$2.000 millones entre julio y diciembre de 2009. Ese acuerdo se está cumpliendo al pie de la letra", agregó.

MMC anunció el lunes la paralización inmediata e indefinida de las actividades de su planta ubicada en la localidad oriental de Barcelona, a consecuencia de un conflicto laboral que se activó hace 10 días y que tenía suspendida la producción.

Un grupo de obreros de la ensambladora inició este mes un conflicto en MMC para exigir una serie de beneficios laborales tales como el reconocimiento de unos días de asueto.

La empresa descartó que la medida de paralización vaya afectar la situación de los 1.400 trabajadores que laboran en la planta.

MMC en la segunda de las siete ensambladoras del país que se paraliza en lo que va del año en medio de una fuerte crisis que enfrenta el sector debido a la caída de 50% de las ventas y las dificultades que enfrentan las empresas para obtener las divisas para importar.

A inicios de año la ensambladora enfrentó un primer conflicto laboral que la mantuvo paralizada por casi tres meses.

A consecuencia de esa huelga la empresa dejó de percibir 3,2 millones de bolívares fuertes diarios (unos US$1,48 millones) por las 80 unidades que debía producir diariamente, totalizando un estimado por US$82,8 millones.



(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?