| 5/15/2007 12:00:00 AM

Gobierno venezolano evalúa prohibir producción de cigarrillos

El titular de Salud, Erick Rodríguez, dijo a la emisora Unión Radio que el gobierno está considerando la posibilidad de emitir una regulación para que no se permita en Venezuela "ni siquiera producir tabaco ni cigarrillo".

Caracas.- El gobierno evalúa la promulgación de un decreto para prohibir la producción de cigarrillos y tabaco en el país, declaró el lunes el ministro de Salud.

"Si yo sé que hace daño ¿por qué debo seguir eso como una actividad de consumo, promoviendo, más bien, que cada día más se consuma? ¿Qué han hecho las compañías?...se escondieron detrás de fundaciones culturales para conseguir protectores", afirmó Rodríguez.

Explicó que las autoridades venezolanas emitirán próximamente un decreto para limitar el consumo de cigarros y tabaco en "las salas de fiesta, establecimientos de juego, los bares, restaurantes y demás establecimientos donde se expenda alimentos".

Rodríguez acotó que aparte de esa regulación se hará una "propuesta" para que "no se permita como actividad económica" la producción del tabaco.

"El que quiera cigarrillo que lo traiga del exterior", agregó.

Señaló que la idea del gobierno es minimizar el tabaquismo en la población, "evitando el consumo de productos derivados de tabaco, promoviendo la creación de ambientes libres de humo de tabaco, y regulando todos los productos derivados del tabaco, la sensación del consumo de cigarrillo y promover además un estilo de vida más saludable".

La industria del tabaco es una de las más importantes en Venezuela. Se estima que en el país hay más de 13,6 millones de personas mayores de 18 años consumidoras de cigarrillos.

En Venezuela operan Cigarrera Bigott, filial de British American Tobacco, y Tabacalera Nacional (Catana), subsidiaria de la estadounidense Philip Morris.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?