| 4/17/2007 12:00:00 AM

Gobierno venezolano evalúa asumir control de Sidor

Sidor, que funciona en el estado suroriental de Bolívar, es controlada por las compañías Hylsamex de México, Siderar de Argentina, Sivensa de Venezuela y Usiminas de Brasil, que asumieron el manejo de la empresa desde 1998 luego de su privatización.

Porlamar, Venezuela.- El gobierno venezolano evalúa la posibilidad de asumir la mayoría accionaria en la empresa privada Siderúrgica del Orinoco (Sidor) para tener el control de la compañía, declaró el lunes el viceministro de Minas, Iván Hernández.

"Nosotros creemos que Sidor en este caso debe tener una participación mayor del Estado venezolano. En esto habrá que respetar convenios internacionales pero es el Estado el que tiene que tener una posición de mayoría accionaria", dijo Hernández a la agencia Dow Jones.

El viceministro afirmó que el gobierno tiene en fase de "propuesta" el asumir la mayoría accionaria de Sidor, pero sostuvo que "la posición del viceministerio de Minas es de proponer que el Estado asuma todo el control de los minerales, y no sólo hablamos del hierro, sino también del aluminio".

"Efectivamente el negocio siderúrgico no puede seguir manejado por las transnacionales", agregó.

En la compañía laboran de forma directa 4.500 empleados, y otros 7.000 pertenecen a las empresa contratistas.

Sidor exporta 2,1 millones de toneladas de acero al año hacia unos 60 países entre los que se incluyen Estados Unidos, México, China, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, y la región de Centroamérica.

El presidente Hugo Chávez acordó a comienzos de año la nacionalización de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (CANTV), el sector eléctrico, y las cuatro asociaciones petroleras de la faja oriental de Orinoco, como parte del proceso para llevar al país hacia un modelo socialista.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?