| 3/10/2010 1:45:00 PM

Gobierno ocupa dos centrales azucareras en Venezuela

El gobierno realizó ayer una "ocupación temporal" por tres meses de dos centrales azucareras del centro y occidente del país, alegando que las empresas habrían incurrido en "acaparamiento", informaron las autoridades.

Caracas.- El ministro de Comercio, Richard Canán, declaró a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) que el gobierno procedió el martes a ocupar por 90 días las centrales azucareras Santa Elena y Santa Clara, tras la detección de varias toneladas de azúcar almacenadas, hecho que fue considerado como irregular por las autoridades.

Las centrales Santa Elena, del estado central de Portuguesa, y Santa Clara, del estado occidental de Yaracuy, pertenecen al empresario guatemalteco Suhel Turman. Canán indicó, desde las instalaciones de Santa Elena, que la ocupación de las dos centrales le permitirá al gobierno fiscalizar su producción, y "garantizar la operatividad de estas plantas para que no falte más el azúcar en nuestro pueblo".

Al referirse al caso de Santa Elena, el ministro dijo que las autoridades habían "encontrado en los galpones y en los depósitos de esta central más de 4.000 toneladas de azúcar, 80.000 sacos, que deberían estar en los centros de distribución". Un funcionario de la empresa, que habló en condición de anonimato, dijo a la AP que las toneladas y sacos de azúcar encontradas por las autoridades corresponden a la producción de los últimos cinco días, y negó que la central haya incurrido en acaparamiento.

Canán señaló que el gobierno también detectó en la referida central "fallas en pagos a los trabajadores", deficiencias en la seguridad industrial, e incumplimientos de las normativas ambientales. Alterno a esas ocupaciones, el gobierno inició el martes inspecciones en otras 15 centrales azucareras y 107 empacadoras de azúcar del país, informó el ministro.

Las ocupaciones temporales de las dos centrales azucareras ocurre en medio de una creciente escasez del azúcar, uno de los productos de mayor consumo en el país, situación que ha obligado al gobierno a realizar importantes importaciones del producto para atender la demanda nacional. El presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Cañicultores de Venezuela, José Ricardo Alvarez, dijo a la AP que los productores esperan que la medida contra las dos centrales no afecte sus operaciones en medio de la zafra de la caña de azúcar que se está desarrollando en la actualidad.

Alvarez admitió que el sector enfrenta un proceso de "descapitalización" debido a control de precios que tiene el azúcar desde el 2003 que le ha impedido a los productores e industriales vender el producto a un valor que le permitan compensar sus gastos. El gobierno aprobó el martes un incremento de 30% del precio del azúcar que llevó su valor a 3,73 bolívares fuertes (unos 86 centavos de dólar) por kilo. El dirigente empresarial dijo que ese nuevo precio no cubre aún los costos de producción.

Alvarez indicó que debido a la "descapitalización" del sector y la fuerte sequía que padece el país, este año la generación de caña de azúcar sufrirá una merma y la producción de azúcar escasamente alcanzará las "550.000 toneladas", lo que obligará a las autoridades a importar unas 700.000 toneladas para cubrir la demanda nacional. El gobierno inició hace unos tres años ocupaciones de algunas importantes fincas de caña de azúcar en el centro del país alegando que los terrenos no eran aptos para esos cultivos y que los propietarios no tenían la titularidad de las tierras. Los agricultores sostienen que esas expropiaciones desalentaron las inversiones privadas en ese sector.

Las autoridades han expropiado desde el 2005 más de 2,5 millones de hectáreas de terrenos y ha promovido centros agrícolas que debido a problemas de ineficiencia y corrupción no han logrado superar la producción del sector privado. 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?