| 6/7/2006 12:00:00 AM

Gobierno implanta precio mínimo para juguetería de Asia

Se establecen precios mínimos para los juguetes de peluche y felpa que representen figuras humanas y animales, procedentes de 14 países asiáticos y de Panamá.

Pese a la consulta presentada por Panamá ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) sobre las restricciones colombianas para el comercio de la zona libre de Colón, la DIAN emitió dos resoluciones oficiales que establecen precios mínimos para los juguetes de peluche y felpa que representen figuras humanas y animales, procedentes de 14 países asiáticos y de Panamá.

Ante la implementación de dicha medida por parte de las autoridades aduaneras de Colombia, el Ministerio de Comercio e Industrias de Panamá elevará una consulta legal ante la OMC, para incorporarla a los procesos que se adelantan en el Comité de Valoración Aduanera y el Comité de Comercio de Mercancías.

Estas nuevas condiciones han generado gran preocupación en varias empresas que operan en la zona franca y que se dedican a reexportar esta clase de juguetes a diferentes países de la región.

"Algunas compañías tienen embarques en tránsito que vienen de fábricas asiáticas", señaló Severo Sousa, presidente de la Asociación de Usuarios.

Desde el 2004, las importaciones de peluches se vienen duplicando, pues pasaron de US$1,5 millones a US$3,25 millones, entre 2003 y 2004 y hasta abril de 2005 iban US$716.615, según cifras de la Asociación Nacional de Comercio Exterior (Analdex).

Además, la DIAN definió que en el proceso de nacionalización de la mercancía se deberá demostrar el valor declarado, o en su defecto, constituir una póliza o presentar una garantía que respalde la diferencia de precios. La entidad también mantiene, desde julio del año pasado, precios mínimos para las importaciones de textiles, calzados, fósforos, cuadernos y encendedores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?