| 11/26/2009 10:40:00 AM

Gobierno entregó obras de infraestructura cultural en el Cauca

La Ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno, visitó los municipios de Puerto Tejada, Villa Rica, Caloto, Santander de Quilichao y Popayán. En la capital del Cauca hizo la entrega oficial del reconocimiento que otorgó la Unesco este año a las Procesiones de Semana Santa como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Bogotá, - El Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Cultura, entregó tres obras de infraestructura cultural a igual número de municipios del Cauca, así como instrumentos musicales que beneficiarán a niños y jóvenes de la región.

Estas obras fueron entregadas por la Ministra de Cultura, Paula Marcela Moreno, en compañía del Gobernador del Cauca, Guillermo Alberto González.

En el municipio de Villa Rica, la Ministra inauguró la Casa de Cultura de la población.

Posteriormente se trasladó a Caloto, donde entregó a sus habitantes el Teatro Municipal, construido este año con recursos superiores a los 490 millones de pesos.

En Puerto Tejada visitó la Casa de Cultura, recientemente restaurada con recursos del Ministerio y de la alcaldía local.

Así mismo oficializó la entrega del reconocimiento que hizo este año la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) a las Procesiones de Semana Santa de Popayán, como Patrimonio Cultural.

En desarrollo de esta agenda, la Ministra Moreno hizo la entrega de instrumentos musicales por parte del Ministerio de Cultura para el beneficio de las escuelas de música de los municipios de Caloto, Villa Rica y Puerto Tejada.

En Santander de Quilichao, la funcionaria entregó un piano de cola para beneficio de más de 25 mil niños y jóvenes del municipio. Este instrumento contribuirá al buen desarrollo de las futuras versiones del Festival Internacional de Música Clásica, considerado uno de los eventos culturales más importante en el departamento.

El Festival reúne anualmente más de 400 artistas colombianos y del exterior. Este evento, que también vincula a los municipios de Puerto Tejada, Caloto, Suárez, Guachené, Corinto, Miranda, Quindío, Villa Rica y Morales, recibe aproximadamente 35 mil seguidores y amantes de la música clásica.

“Este regalo, esperado por más de 17 años, no sólo contribuirá al buen desarrollo del Festival. Durante todos los años, los niños y jóvenes de Santander de Quilichao disfrutarán de recitales de piano, en compañía de la Banda Sinfónica Infantil, para ir cautivando adeptos a esta disciplina”, afirmó Emit Montilla, directora del Festival Internacional de Música Clásica de Santander de Quilichao.

Reconocimiento de Unesco a procesiones de Semana Santa

El pasado mes de septiembre, el Comité intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco, en su cuarta reunión, seleccionó 76 candidaturas de un total de 111 presentadas por 35 países. Entre éstas se incluyeron dos colombianas: el Carnaval de Negros y Blancos y las Procesiones de Semana Santa de Popayán.

Celebradas desde la época colonial, las Procesiones de Semana Santa de la ciudad de Popayán son una de las más antiguas conmemoraciones tradicionales de Colombia. Desde el martes hasta el sábado anterior a la Pascua de Resurrección tienen lugar cinco procesiones dedicadas, respectivamente, a la Virgen María, Jesucristo, la Santa Cruz, el Santo Entierro y la Resurrección, que recorren un itinerario de unos dos kilómetros por el centro de la ciudad.

La organización de las procesiones corre a cargo de vecinos de la ciudad, miembros de una Junta Permanente Pro Semana Santa, que cooperan con las autoridades municipales. Estas procesiones no sólo atraen a un número considerable de visitantes del mundo entero, sino que además constituyen un factor importante de cohesión social y de reforzamiento del sentido colectivo de identidad de la población local.

 


(SP).

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?