| 1/10/2008 12:00:00 AM

Gobierno argentino reconoce problemas energéticos

El jefe de gabinete Alberto Fernández declaró a la prensa que "no tenemos problemas de generación de energía, tenemos problemas de distribución del fluido".

Buenos Aires.- El gobierno expresó el jueves el jueves que la Argentina enfrenta problemas de distribución, pero no de producción de energía eléctrica, a causa de una inusual sucesión de días de muy altas temperaturas en este verano austral, que ha provocado interrupciones del suministro a numerosos vecinos de la capital y sus populosos suburbios.

En la víspera la presidenta Cristina Fernández informó que el martes por la noche hubo en la llamada región metropolitana, donde viven 14 millones de personas, "hasta 55.000 cortes simultáneos de electricidad. Muchas veces los sistemas eléctricos no están preparados por estos cambios climáticos que se van a suceder".

En lo que va de enero, la temperatura máxima osciló cerca de los 40 grados centígrados durante varios días sucesivos.

Atribuyó en parte los cortes recientes "a la existencia de muchos más acondicionadores de aire, que ha generado este problema a causa de los picos de temperaturas".

"En las horas de mayor demanda hemos producido 19.500 megavatios y se usaron 17.500. Ahora están entrando 500 megavatios más en oferta y difícilmente lleguen a usarse más de 18.000", dijo Fernández.

El sistema nacional de generación de energía eléctrica tiene un máximo de 21.000 megavatios, pero a partir del uso de 18.000 megavatios comienza un estado de prevención y alarma.

Una de las distribuidoras de energía, la empresa privada EDENOR, informó el jueves que debido a las altas temperaturas "la red eléctricas resultó sumamente exigida, lo que provocó problemas en el suministro".

La empresa agregó que posee 14.000 centros de transformación "de los que solamente resultó afectado el 1% a lo largo de las últimas 48 horas".

EDESUR, la otra gran distribuidora de energía, informó mediante un comunicado que "la operación del sistema eléctrico estuvo a la altura de las grandes ciudades europeas, ya que nunca estuvo afectado más del 0,5% de los diez millones de habitantes de nuestra área de concesión. La demanda récord pudo ser abastecida, si bien se produjeron fallas puntuales".

Las razones invocadas por el gobierno y las distribuidoras no fueron compartidas por algunos expertos. Alberto Muller, del Grupo Fénix, un sector de economistas progobiernista, declaró a la prensa que "el principal problema no es la distribución de energía, donde es cierto que existen dificultades, pero el punto débil es la generación".

Otro especialista, Pedro Busetti, opinó que "faltan inversiones en la distribución de energía" y responsabilizó por ello a las empresas concesionarias del sistema, que fue privatizado la pasada década.

La presidenta Fernández admitió en la víspera que las explicaciones del gobierno y de las empresas poco conforman a los usuarios afectados por los cortes.

"Para el usuario que se queda sin luz o sin agua, su problema es de una dimensión humana que no la solucionamos diciendo que hubo un pico de demanda energética, con números y cifras. Así sea uno solo el que tenga el problema, exige una actitud diferente por parte de todos", afirmó.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?