| 5/21/2008 12:00:00 AM

Gobierno y agro argentino retoman jueves negociación

Buenos Aires.- El Gobierno argentino retomará el jueves las negociaciones con los productores rurales, que levantaron hace horas una huelga de casi dos semanas contra un cambio impositivo, en busca de dejar atrás un conflicto que enrareció el clima político del país.

 

La suspensión de la protesta, que amenazaba con paralizar las exportaciones de uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos, era el requisito solicitado por el Gobierno para dialogar, y el campo espera ahora soluciones concretas.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, dijo el miércoles a Radio 10 que "mañana" (jueves) el Gobierno se reunirá con las entidades. "Esperamos poder dialogar y encontrar una salida," afirmó, y detalló que el nuevo ministro de Economía, Carlos Fernández, participará del encuentro.

Las dos partes ya atravesaron sin éxito una etapa de negociación durante abril, luego de que una feroz huelga en marzo, con bloqueos de carreteras, desabasteció de alimentos al país. Los chacareros reclaman cambios en un sistema móvil de impuestos a las exportaciones de granos aplicado en marzo, que implicó de hecho un alza en el gravamen que paga la soja, el principal cultivo del país.

Fuentes del sector agropecuario dijeron a Reuters que muchos detalles técnicos ya fueron acordados entre las autoridades y el campo, y que sólo resta la decisión política para implementar cambios en el esquema impositivo.

Durante el anterior período de negociaciones, la falta de avances forzó la salida del entonces ministro de Economía, Martín Lousteau, y sumió al Gobierno de la presidenta Cristina Fernández en una dura crisis política que afectó su popularidad. La disputa también hizo caer los mercados financieros locales y paralizó el comercio en el interior del país, a la vez que impulsó con fuerza los valores internacionales de los granos.

El miércoles, el frigorífico Quickfood, uno de los mayores exportadores de carne vacuna del país, dijo que la faena de animales está paralizada desde el 12 de mayo en su planta de la provincia de San Luis, debido a la dificultad para obtener permisos de venta al extranjero.

Además del cambio al esquema impositivo, uno de principales reclamos del campo -que desde hace años pide un mejor diálogo con las autoridades- está la normalización de las exportaciones de carne y de trigo, que actualmente se encuentran detenidas.

La extensión del conflicto generó preocupación y hartazgo en gran parte de la sociedad, que espera una rápida resolución de la puja, según algunas encuestas. Entidades empresarias, sindicatos y hasta la Iglesia Católica solicitaron a las partes que se reúnan para limar las asperezas.

 

 

 

Reuters

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?