| 6/16/2009 12:00:00 AM

GM vende subsidiaria sueca Saab a Koenigsegg

Como se había pronosticado, entre los tres postores por Saab Automobile, ésta fue comprada por Koenigsegg Automotive AB. Asismimo, GM y Koenigsegg Group AB agregarían fondos adicionales para las operaciones e inversiones de Saab.

ESTOCOLMO — Saab Automobile, la subsidiaria sueca de General Motors Corp., fue rescatada el martes por un consorcio encabezado por Koenigsegg Automotive AB, un pequeño fabricante de automóviles de lujo que produce una decena de unidades al año, todas a pedido.

Tras firmar una carta de entendimiento, GM dijo que la venta incluiría un compromiso de financiación de 600 millones de dólares del European Investment Bank, garantizado por el gobierno sueco. GM y Koenigsegg Group AB agregarían fondos adicionales para las operaciones e inversiones de Saab.

La venta, cuyo cierre está previsto para fines del tercer trimestre, aún está sujeta a la aprobación oficial.

"Este es un paso significativo más en la reinvención de GM y sus operaciones europeas", dijo en un comunicado el presidente de GM Europa, Carl-Peter Forster.

"Cerrar este trato representa la mejor oportunidad para que Saab salga fortalecida. La combinación singular de innovación, espíritu empresario y fuerza financiera del grupo Koenigsegg, junto con su comprobada capacidad de crear autos suecos de alta calidad en forma sumamente eficiente, hacen de ésta la decisión justa tanto para Saab como para General Motors", afirmó.

Una fuente allegada a la transacción dijo que al principio GM no recibirá nada, pero se le pagarán 150 millones de dólares —capital que le quedaba a Saab bajo la propiedad de GM— por encima del valor de los bienes de Saab si la nueva compañía da ganancias. La fuente, que pidió no ser identificada, no quiso estimar el valor de esos bienes.

La compañía que encabeza el consorcio, Koenigsegg Automotive, fue fundada en 1994 por Christian von Koenigsegg, un empresario y fanático del automovilismo deportivo, quien sigue siendo su presidente. Fabrica autos deportivos de lujo en su sede, una antigua base aérea cerca de Angelholm, en el sur de Suecia.

Con 45 empleados permanentes, Koenigsegg fabrica una decena de autos por año, con características solicitadas por el comprador. La compañía no divulga sus precios, que se cree oscilan entre un millón y 2,3 millones de dólares por unidad.

Saab tiene más de 4.000 empleados en el mundo, con plantas en 50 países y una producción de 100.000 autos por año.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?