| 4/27/2009 12:00:00 AM

GM realizará más recortes de empleos y plantas, elimina Pontiac

(NUEVA YORK) La golpeada automotriz estadounidense General Motors lanzó un plan de reestructuración de deuda que ofrece canjear alrededor de US$27.000 millones de sus bonos por acciones comunes, en un último intento por recortar su pesada deuda y sobrevivir.


En un documento presentado ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés), la empresa dijo el lunes que ofrece emitir 225 acciones comunes por cada US$1.000 en capital de bonos y pagar en efectivo por los intereses acumulados.


GM dijo que los acreedores se quedarían con un 10 % del capital de la empresa si se cumple con éxito el canje de deuda por acciones.


"El plan de GM para la deuda representa un importante paso en los esfuerzos de GM para reestructurar la compañía", dijo en un comunicado el grupo asesor de la Casa Blanca para el sector automotor.


GM camina hacia la fecha límite del 1 de junio que le impuso el Gobierno para que logre un fuerte recorte en su deuda y en sus costos, así como un nuevo plan comercial.


"Si antes del 1 de junio GM no recibe la cantidad suficiente de ofertas para consumar el canje, GM espera actualmente buscar alivio bajo el Código de Bancarrota de Estados Unidos", dijo la empresa.

 

La empresa dijo que se centrará en cuatro marcas principales y eliminará Pontiac.Además, comentó que ahora planea reducir el número de concesionarios a 3.600 en el 2010 y la cifra de plantas a 34 en el 2010, desde las 47 actuales, y a 31 en el 2012.
 
También espera recortar el número de empleados en Estados Unidos a 40.000, desde los actuales 61.000.La firma espera reducir sus costos estructurales en un 25 % en Norteamérica a US$23.200 millones en el 2010, cerca de US$1.800 millones más que el plan de mediados de febrero.
 
 
(REUTERS)
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?