| 3/2/2010 10:35:00 AM

GM llama a reparación 1,3 millones de autos compactos

General Motors Co. dijo el lunes que llamará a reparación 1,3 millones de autos compactos Chevrolet y Pontiac vendidos en Estados Unidos, Canadá y México para arreglar motores de dirección hidráulica que podrían fallar.

Detroit.- El retiro de autos del mercado afecta a los modelos 2005 a 2010 del Chevrolet Cobalt; modelos 2007 a 2010 del Pontiac G5; modelos de 2005 y 2006 de Pontiac Pursuit vendidos en Canadá y modelos 2005 y 2006 de Pontiac G4 vendido en México.

El fabricante dijo que los vehículos son aún seguros para manejarse y nunca pierden su dirección, pero podría ser más difícil operar el volante a menos de 24 kph (15 mph).

Alan Adler, vocero de GM, señaló que tomará tiempo para que la compañía reciba del proveedor _JTEKT Corp._ los 1,3 millones de motores de dirección nuevos, por lo que GM notificará a los propietarios cuándo estén disponibles las partes.

Adler agregó que es raro que fallen los motores de dirección y que los autos pueden seguir siendo conducidos hasta que puedan recibir el reemplazo en las distribuidoras. Los conductores mirarán una luz de advertencia y escucharán un repique si falla el motor de dirección, pero podrían ser sorprendidos si s eles dificulta mover el volante.

GM informó el lunes a la Administración Nacional para la Seguridad del Tránsito en las Carreteras sobre el llamado a reparación. La NHTSA (pos sus siglas en inglés) comenzó el 27 de enero una investigación sobre 905.000 de los modelos después de recibir 1.100 quejas de que los autos perdían la dirección hidráulica. Las quejas incluían 14 choques y una persona lesionada.

El fabricante reparará primero lo modelos más viejos porque normalmente tomá de 20.000 a 30.000 millas (32.000 a 48.00 km) de manejo para que aparezca la falla, dijo Adler.

AP

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?