| 3/31/2009 12:00:00 AM

GM y Ford ofrecen pagar cuotas si cliente pierde empleo

(DETROIT) Las automotrices estadounidenses General Motors y Ford revelaron una serie de incentivos para cubrir pagos en caso de que sus clientes pierdan sus empleos, sumándose a la fuerte oferta de descuentos de sus rivales para seducir compradores excluidos por la recesión.

GM, que desde inicios del año depende de préstamos gubernamentales por US$13.400 millones para sobrevivir, dijo el martes que podría cubrir nueve cuotas de hasta US$500 mensuales si es que los compradores de sus autos perdieran su fuente de ingresos.

La oferta se hará efectiva el miércoles y durará hasta el 30 de abril.

Por su parte, Ford que no buscó financiación del Gobierno, dijo que implementará un incentivo de cobertura de pagos de hasta un año en caso de que sus clientes pierdan su empleo, bajo un programa que será válido hasta el 1 de junio.

Ambos programas, ofrecidos adicionalmente a un financiamiento a un cero por ciento, se producen en un momento en que las ventas de autos en Estados Unidos se encuentran en su nivel más bajo en cerca de tres décadas, bajo la presión por menor acceso al crédito y una débil confianza de los consumidores.

La ventas de automóviles probablemente cayeron un 40 % en marzo respecto del mismo período del año anterior, a su menor nivel en más de 27 años, sumándose a la presión sobre la industria automotriz, según un sondeo de Reuters a 31 economistas.

La surcoreana Hyundai Motor Co ha tenido un rendimiento superior a casi todos los principales fabricantes estadounidenses de vehículos en lo que va del año, gracias a un programa lanzado en enero que permite a los clientes devolver sus unidades en caso de perder sus empleos dentro del primer año de compra.

Durante los dos primeros meses del 2009, las ventas de GM en Estados Unidos se desplomaron un 51% y las de Ford en un 44 %, en comparación con una baja del 39 % del mercado mundial.

Las ventas de Hyundai subieron un 5 % en el mismo período.

GM y Chrysler LLC, que se encuentran al borde de la quiebra por la fuerte caída en las ventas, sobreviven por préstamos gubernamentales de US$17.400 millones y solicitaron cerca de US$22.000 millones de dólares más.

Sin embargo, el lunes el presidente Barack Obama ordenó a GM y Chrysler acelerar sus esfuerzos de supervivencia para acceder a más financiación y advirtió que la alternativa podría ser la quiebra.

Ford es el único fabricante estadounidense que no buscó obtener financiación gubernamental para sobrevivir a la crisis.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?