| 3/31/2009 12:00:00 AM

GM advierte riesgo bancarrota, Chryslery Fiat se reúnen

(WASHINGTON) Las automotrices estadounidenses tomaron medidas el martes para reactivar las ventas mientras siguen intentando reestructurarse, un día después de que el Gobierno les negara más ayuda y pidiera cambios dramáticos.


General Motors Corp y Chrysler LLC -los dos pilares de la economía manufacturera de Estados Unidos- improvisaban el martes planes de supervivencia aceptables para el Gobierno estadounidense, mientras Ford Motor Co lanzaba un nuevo plan de incentivos.


La automotriz italiana Fiat SpA, en tanto, envió ejecutivos a la sede central de Chrysler, en una carrera para completar una alianza dentro de un mes, tal como pidió el Gobierno de Estados Unidos.


El nuevo presidente ejecutivo de GM, Fritz Henderson, dijo en su primera aparición desde que asumió el lunes que la bancarrota se había vuelto una opción menos probable, aunque una fuente reveló luego que tiene un plan que incluye separar los activos malos de la firma y dejarlos en quiebra.


Asesores de GM y Chrysler continuaban preparándose para una potencial presentación de bancarrota, que también recortaría la deuda y los costos de pensiones y cuidado de la salud de los empleados.


Henderson dijo que las principales automotrices estadounidenses tendrían que cerrar más plantas y reducir más empleos de las fábricas de lo que preveían hace un mes.
"Necesitamos profundizar y necesitamos hacerlo más rápido," dijo Henderson en una conferencia de prensa en la sede central de GM en Detroit.


Su predecesor, Rick Wagoner, fue forzado a renunciar por el gobierno del presidente Barack Obama, que financiará una bancarrota supervisada por la corte si en 60 días la empresa no logra los ahorros de costos necesarios.


"Si no somos capaces de cumplir con esto hasta el 1 de junio, estaremos en bancarrota. Está muy claro. El gobierno fue claro", dijo Henderson.


Fiat-chrslyer


El presidente ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionne, voló a Detroit para conversar con los sindicatos y los acreedores de Chrysler, después de que Obama le diera a la empresa 30 días para establecer una sociedad que salve al grupo automotriz. Standard & Poor's recortó el martes su calificación sobre la automotriz italiana, subrayando los riesgos que corre Fiat en el acuerdo con Chrysler.


La agencia rebajó la nota de la deuda de la automotriz al estatus "especulativo" y dijo que podría recortar la calificación nuevamente debido a la débil liquidez y los próximos vencimientos de deuda. Fiat acordó dar acceso a Chrysler a la tecnología de su vehículo pequeño y de las plataformas de vehículos a cambio de una participación en la automotriz estadounidense.


Pero los inversionistas de Fiat se preocuparon de que la empresa pueda terminar contribuyendo con efectivo o garantías de deuda a la sociedad con Chrysler en un momento en que su propio balance se está contrayendo. "No esperamos que Fiat se comprometa a otorgar ningún financiamiento significativo para respaldar a Chrysler, teniendo en cuenta el análisis más reciente del gobierno estadounidense sobre las necesidades financieras de Chrysler para sobrevivir," dijo S&P en un comunicado.


"Sin embargo, esperamos más detalles sobre la alianza propuesta entre Chrysler y Fiat durante las próximas semanas", agregó


A este panorama se suma el hecho de que se espera que las ventas de marzo hayan caído un 40 % frente al mismo mes del año anterior, según un sondeo de Reuters entre economistas.


Ofertas

 

Antes de la publicación de las cifras de ventas, tanto GM como Ford anunciaron una serie de nuevos incentivos que cubren los pagos si los clientes pierden su empleo, con lo que se unen a sus rivales en las ofertas para atraer consumidores.

 

GM dijo el martes que podría cubrir nueve cuotas de hasta US$500 mensuales si es que los compradores de sus autos perdieran su fuente de ingresos.


Por su parte, Ford que no buscó financiación del Gobierno, dijo que implementará un incentivo de cobertura de pagos de hasta un año en caso de que sus clientes pierdan su empleo, bajo un programa que será válido hasta el 1 de junio.


Ambos programas, ofrecidos adicionalmente a un financiamiento a un cero por ciento, se producen en un momento en que las ventas de autos en Estados Unidos se encuentran en su nivel más bajo en cerca de tres décadas.


Ajustadas por población, las ventas de autos en Estados Unidos son las más débiles de la historia desde la segunda guerra mundial, dijeron analistas.

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?