| 4/15/2008 12:00:00 AM

Ginebra se convierte en la nueva capital mundial para negocios de commodities

GINEBRA - Una pequeña ciudad suiza más conocida como el núcleo de la diplomacia y el sector bancario, silenciosamente se ha convertido en un centro neurálgico global para las materias primas.

Las bajas tasas de impuestos han llevado a muchas corredurías a trasladarse a Ginebra, el hogar de la sede europea de las Naciones Unidas, de la Organización Mundial de Comercio, de la Cruz Roja Internacional y de 140 bancos que atienden a algunas de las personas más ricas del mundo.

Las sucursales en Ginebra de BNP Paribas, Credit Suisse, ING, Credit Agricole, UBS y otros bancos también han generado un nicho al ofrecer herramientas para transacciones financieras para mercados físicos de materias primas.

"Eso atrajo a muchos intermediarios desde Londres, París y otros lugares que buscan que sus operaciones sean financiadas," dijo Geert Descheemaeker, jefe de la Asociación de Comercio y Navegación de Ginebra (GTSA, por su sigla en inglés).

Su organización, establecida en septiembre del 2006, representa empresas de materias primas como Cargill, Louis Dreyfus Commodities Switzerland, Bunge Europe, Vitol y SGS.

La GTSA estima que hay 6.000 personas trabajando en la intermediación de materias primas, la navegación y los servicios relacionados en Ginebra, en comparación con el personal de 8.500 personas de Naciones Unidas y 19.000 banqueros.

La mayoría está involucrada en el comercio de materias primas físicas, no futuros o contratos de cobertura. Los principales comerciantes de granos, oleaginosas y productos relacionados están en Ginebra, que es el principal centro para esta actividad, señaló Descheemaeker.

Los largos lazos de Ginebra con empresas rusas también han fortalecido el comercio de petróleo, el cual es descripto por Descheemaeker como de similar influencia que Londres y Singapur.

Masa crítica
Más del 70 por ciento del petróleo proveniente de Rusia y del otrora bloque de países soviéticos ahora se comercializa a través de Ginebra, aseguró Descheemaeker. Café, algodón, arroz y metales también son comprados y vendidos mediante las corredurías instaladas en la ciudad suiza.

"Constantemente hay nuevas compañías instalándose," le comentó el jefe de GTSA a Reuters durante una entrevista.

Descheemaeker culminó diciendo que el próspero estilo de vida de la ciudad instalada al pie de un lago, que sólo alberga a 185.000 residentes y que tiene una población regional de 450.000 personas, ha servido como otro imán que ha reforzado el sector de las materias primas.

La habilidad de encontrar y hacer negocios de manera sencilla con banqueros y otros especialistas en materias primas también pareciera dar una ventaja a quienes tienen su sede en Ginebra.

 
(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?