| 12/3/2010 8:20:00 AM

Ghana lista para iniciar su producción petrolera el 15 de diciembre

Ghana se prepara para iniciar el próximo 15 de diciembre, por primer vez, la extracción de petróleo y unirse a otros productores de crudo de África occidental, mientras las autoridades tratan de explicar a la población que esta nueva riqueza no supondrá el fin de sus problemas.

Accra.- En 2007 se anunció el descubrimiento de petróleo frente al oeste de la costa ghanesa y, desde entonces, los gobiernos han mostrado un cauto optimismo sobre la utilidad para el país de esta riqueza, pese a que han advertido que no acabará con la pobreza, el subdesarrollo, las deficiencias estructurales y el desempleo.

Mientras tanto, organizaciones de la sociedad civil han llevado a cabo una campaña para asegurarse que la riqueza del petróleo no se convierte en una "maldición", como sucede en otros países del área, donde algunas personas y compañías multinacionales obtienen enormes beneficios, mientras la población sigue en la miseria.

El presidente del país, John Evans Atta Mills, asistirá a la ceremonia del inicio de la extracción del crudo en el campo de Jubilee, frente al cabo Three Points y Tano, en el extremo suroeste del país, que se calcula que tiene unas reservas de 1.800 millones de barriles de crudo.

El campo será explotado por un consorcio que encabeza la petrolera británica Tullow Oil, asociada a la empresa pública Ghana National Petroleum Corporation (GNPC) y las compañías Kosmos Energy, Anadarko, Sabre y E.O. Group.

De momento, se calcula que se extraerán unos 50.000 barriles de crudo ligero de alta calidad al día, que se esperan aumentar a 120.000 en unos seis meses, una cantidad modesta, pero importante para un país como Ghana, cuyo consumo diario se sitúa entre los 40.000 y 60.000 barriles.

Tras los primeros descubrimientos, realizados por Tullow Oil y la compañía estadounidense Kosmos, se han encontrado nuevos campos de petróleo y bolsas de gas natural.

El petróleo se extraerá y almacenará en una plataforma marina, que lleva el nombre de "Kwame Nkrumah", el primer presidente del país, construida en Singapur y con capacidad para 1,6 millones de barriles de crudo.

En su informe del mes pasado sobre el presupuesto de 2011, el ministro de Finanzas y Planificación Económica, Kwaneba Duffuor, dijo que el año próximo el petróleo aportará un seis por ciento de los ingresos del Estado.

Según él, en los próximos años, el petróleo y el gas ocuparán una parte importante en las cuentas públicas de Ghana, pero en los primeros años esa cantidad será considerablemente menor a la de otros ingresos del Estado no relacionados con los hidrocarburos.

Según Duffuor, se espera que para 2011 los ingresos del petróleo sean de un total de US$417 millones en el presupuesto del Estado, un 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Los futuros ingresos del petróleo ya han avivado el debate político, en el que el Gobierno plantea utilizarlos para conseguir créditos con los que desarrollar las infraestructuras del país, mientras los líderes tradicionales de la zona suroeste han solicitado un 10% para el desarrollo de la región.

Mientras tanto, las organizaciones sociales han apuntado que la nueva riqueza petrolera no debe eclipsar el resto de recursos que han mantenido al país desde su independencia del Reino Unido, en 1957, como el cacao, del que es el segundo productor mundial, los demás productos agrícolas y la minería.

En su presentación ante el Parlamento, Duffuor recalcó que las autoridades tendrán que actuar con "sabiduría" para evitar las "trampas" en las que han caído otros países con grandes recursos naturales y apartar los intereses de pequeños grupos para utilizar los beneficios para mejorar el nivel de vida de la mayoría.

 

EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?