| 8/2/2007 12:00:00 AM

Generadoras no han pedido permiso para nuevos proyectos en Chile

Tampoco se ha flexibilizado ninguna norma relacionada con la evaluación ambiental.

Santiago_ La ministra del Medio Ambiente, Ana Lía Uriarte, dijo el miércoles que las generadoras Endesa Chile y Colbún, unidas por un ambicioso y criticado plan de producir 2.400 megawatts --que Chile necesita con urgencia--, no han solicitado los permisos básicos para echar a andar el proyecto.

Uriarte rehusó comentar sobre el "Proyecto Aysén" durante una reunión con la prensa extranjera, porque "un pronunciamiento anticipado resulta inconducente, porque no se conoce el proyecto".

La demanda eléctrica chilena crecerá alrededor de un 7% el 2008, presionando aún más la matriz energética, que ya enfrenta dificultades por una mayor demanda de petróleo y por la disminución, a veces total, del gas natural argentino con el que produce el 46% de la energía eléctrica con que funciona el país.

"El costo de la urgencia no lo va a pagar el medio ambiente", aseguró la ministra Uriarte, que también precisó que los funcionarios públicos relacionados con la evaluación del futuro proyecto están conscientes de la urgencia que vive Chile en materia energética.

Añadió que tampoco se ha flexibilizado ninguna norma relacionada con la evaluación ambiental.

La matriz energética actual depende en un 97% del petróleo extranjero y en un 90% del gas argentino.

A causa de la escasez del gas argentino las generadoras locales la han debido reemplazarlo por petróleo, lo que encarece en tres o cuatro veces la generación de la electricidad necesaria en el norte y centro del país. En el sur se trabaja con centrales hidroeléctricas.

Endesa España, con su filial Endesa Chile, y la local Colbún se asociaron en un proyecto para crear cinco centrales hidroeléctricas en la Patagonia chilena, en Aysén, que con una inversión de 4.000 millones de dólares, generaría a partir del 2012 unos 2.400 megawatts.

Uriarte dijo que hasta el momento las generadoras no han presentado ninguna Declaración de Impacto Ambiental, paso necesario para echar a andar el proyecto.

El proyecto es fuertemente criticado por los habitantes de la zona de Aysén y por ecologistas chilenos y extranjeros, por la inmensidad de los terrenos que quedarían bajo el agua, y por el fuerte impacto en las actividades productivas y turísticas.

Los ríos Baker y Pascua de los cuales se abastecerían las hidroeléctricas, según la amplia difusión de prensa que han desarrollado Colbún y Endesa Chile, viven una creciente actividad turística, principalmente con extranjeros.

Uriarte dijo que actualmente también está en estudio una legislación que establezcan las emisiones tolerables para el uso de carbón en las termoeléctricas, que también generan electricidad a partir de la quema de combustibles fósiles.

Precisó que el estudio debe quedar listo este año.

"La presencia del carbón en la matriz energética es una realidad que está presente hoy y, muy probablemente, en el futuro", concluyó.

La presidenta Michelle Bachelet creó una comisión que, de ahora y hasta el término de su gobierno, analizará las posibilidades de utilizar energía nuclear. Sus sucesores a partir de marzo del 2010 tomarán la decisión de usar la energía atómica.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?