| 10/1/2010 1:20:00 PM

Gasto e inflación en E.U apuntan a nuevo alivio: Fed

El crecimiento del sector manufacturero de Estados Unidos se desaceleró el mes pasado, mientras que la inflación se mantuvo contenida en agosto, según datos del viernes que abrieron la puerta para que la Reserva Federal lance nuevas medidas de alivio monetario.

Nueva York.- Asimismo, el gasto del consumidor y en construcción subió más de lo esperado en agosto, pero la inversión en proyectos privados cayó a su menor nivel en más de 12 años.

Tomados en conjunto, los datos implican un repunte modesto en la actividad económica del tercer trimestre, tras una desaceleración del crecimiento a una tasa anual del 1,7% en el periodo de abril a junio.

Pero es difícil considerar estos indicadores como una muestra de un panorama económico saludable a más de un año del fin de la recesión, por lo que algunos analistas dijeron que estos no modificarían la percepción del mercado sobre la probabilidad de nuevas medidas de alivio de parte de la Fed.

"Hay más medidas de alivio cuantitativo en camino. La Fed podría considerar demasiado lento el tranco del crecimiento. No sé si lo harán en noviembre o diciembre", dijo John Canally, economista de LPL Financial en Boston.

El presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley, dijo el viernes que el elevado desempleo y la baja inflación eran "inaceptables", añadiendo que las medidas adicionales estaban probablemente garantizadas si el panorama económico no mejoraba.

La Fed dijo el mes pasado que estaba lista para inyectar más dinero a la economía con el fin de dar un estimulo adicional al crecimiento y evitar así una peligrosa espiral deflacionaria.

MANUFACTURA SE DESACELERA, BAJA INFLACIÓN

Aunque representa una pequeña parte de la economía, el sector manufacturero ha destacado, ya que acumula 14 meses de expansión.

Pero el ritmo de crecimiento se ha desacelerado en los últimos meses: en septiembre, el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM por sus siglas en inglés) dijo que su índice de actividad fabril fue de 54,4 en septiembre, frente al 56,3 en agosto, y el empleo sectorial también descendió.

El medidor de nuevos pedidos cayó por cuarto mes consecutivo.

Por otra parte, el Departamento de Comercio dijo que el gasto del consumidor, que equivale a un 70% de la actividad económica de Estados Unidos, se incrementó un 0,4% tras un alza similar en julio.

Pero la medida favorita de inflación de la Fed, el índice de precios de los gastos de consumo personal, excluyendo los alimentos y la energía, subió sólo un 0,1% por cuarto mes consecutivo.

En los 12 meses hasta agosto, este índice acumula un alza del 1,4% por tercer mes seguido.

El informe del ISM y otros datos del viernes "refuerzan el punto señalado por Dudley (...) que la economía no tiene que deteriorarse del todo para que la Fed actúe", dijo Carey Leahy, economista de Decision Economics.

Tras las cifras, las acciones en Wall Street recortaron sus ganancias iniciales, mientras que los bonos del Tesoro redujeron sus pérdidas.

SUBE GASTO, CONFIANZA AÚN DÉBIL

Una tasa de desocupación del 9,6% y una reducción del patrimonio familiar, mientras la economía lucha por recuperarse de la peor recesión desde la Gran Depresión, están restringiendo el gasto del consumidor.

En agosto, el gasto fue impulsado por un alza del 0,5% en el ingreso personal de los estadounidenses, el mayor incremento desde diciembre del 2009.

El aumento en el ingreso superó el alza del 0,3% que esperaban los analistas tras un incremento del 0,2% en julio.

"El dato de ingresos podría ser un indicio muy prematuro de que los ingresos están comenzando a recuperarse un poco, lo que sería algo bueno", dijo Paul Nolte, director gerente de Dearborn Partners en Chicago.

El gasto ajustado por inflación subió un 0,2% tras un alza de igual magnitud en julio.

Con el gasto levemente por debajo del alza del 0,5% en el ingreso disponible, la tasa de ahorro subió a un 5,8% desde el 5,7% de julio, a un nivel anual de US$661.900 millones.

A nivel general, la confianza del consumidor mejoró en septiembre. La lectura final del índice de confianza del consumidor Thomson Reuters/Universidad de Michigan avanzó a 68,2 frente a una lectura preliminar del mes de 66,6. Sin embargo, cayó respecto del 68,9 de agosto.

Pero la preocupación por la demora en la extensión de las rebajas de impuestos a las familias con ingresos superiores a los US$250.000 afectó la confianza entre los más ricos, dijo en un comunicado Richard Curtin, responsable del informe.

"No es una sorpresa que potenciales reducciones en los ingresos por el pago de impuesto a la renta influirá en las decisiones de gasto de la gente", señaló Curtin.

REUTERS

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?