| 4/4/2008 12:00:00 AM

Gana terreno la propuesta de escisión para el UBS

ZURICH - El complicado grupo financiero suizo UBS AG se encuentra en medio de una ola de presiones para fragmentarlo, que se ha ido intensificando luego de que el activo inversor y ex-presidente ejecutivo Luqman Arnold demandó cambios en la administración y en la estructura del banco.

Arnold busca despedir al presidente nombrado recientemente, vender la unidad de administración de activos y la división brasileña Pactual, así como ubicar el resto en una compañía holding, con la perspectiva de vender la banca de inversión y reducir el grupo a su negocio de administración de riquezas.

"La reputación de UBS ha sido destruida por las actividades de intermediación de propiedades, absolutamente divorciadas de todo cliente de negocios," dijo el viernes Arnold en una carta.

Las acciones de UBS avanzaban un 3,8 por ciento.

El grupo de inversión de Arnold, Olivant, dijo que controlaba más de un 0,7 por ciento del capital de UBS. Eso lo convierte en uno de los diez principales accionistas del mayor administrador de riquezas del mundo y el banco más golpeado a nivel global por la crisis de hipotecas de alto riesgo.

UBS ha rechazado los pedidos de grandes cambios, ya que afirma que su doble enfoque en banca de inversión y administración de riqueza es sólido.

Cambios en la mesa
El banco ya limpió a su plana gerencial y busca recaudar capitales por 34.000 millones de francos suizos (33.500 millones de dólares), tras amortizar unos 37.000 millones de dólares por malas apuestas en su negocio de banca de inversión.

Pero en una carta a Sergio Marchionne, miembro del consejo de supervisión de UBS y presidente ejecutivo de Fiat SpA, Arnold dijo que las medidas no eran suficientes, que era necesario vender más activos para juntar capital y hacer que el directorio deje de ser ejecutivo.

Incluso afirmó que el mismo Marchionne debería liderar estos cambios asumiendo la presidencia del directorio.

"No se puede poner reparos a la lógica de Arnold, los eventos del año pasado la confirman. La franquicia central de banca privada ha sido amenazada por los caprichos de la gerencia anterior con la banca de inversión," dijo el analista Peter Thorne de la correduría Helvea.

Paradójicamente, Arnold había abandonado la presidencia ejecutiva en el 2001 por diferencias con el presidente del directorio Marcel Ospel, quien renunció esta semana por la catástrofe de las inversiones de alto riesgo.

Arnold criticó la designación del abogado Peter Kurer, como remplazante de Ospel: "Perpetúa la ineficiencia del gobierno corporativo de UBS y la cultura insular."

"No posee las habilidades relevantes para este momento," agregó.

Arnold cree que UBS debiera separar su unidad de banca de inversión del área de clientes privados, pero ambas incorporadas en una sociedad holding, para finalmente vender el banco de inversión.

Asimismo, propone la venta de su brazo de administración de activos, su negocio en Australasia y en Brasil, para recaudar capital.

Si muchos inversionistas se unen a Arnold, UBS tendrá que considerar dejar una vacante en el directorio y buscar un candidato externo que pudiera liderar al grupo.

"No nos hemos acercado a nadie, pero ahora los teléfonos están sonando. No diremos más," dijo Arnold en una entrevista con Reuters.

(1 dlr= 1,014 francos suizos)

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?