| 3/5/2009 12:00:00 AM

G. Bretaña compra bonos tras recortes de tasas europeas

(LONDRES/FRANCFORT)  Gran Bretaña abrió el jueves una nueva fase en la lucha contra la recesión, pues el Banco de Inglaterra, tras un recorte de tasas de interés que le dejó poco margen de maniobra adicional, comprometió fondos para comprar bonos a los bancos a fin de impulsar la economía.

En tanto, el Banco Central Europeo (BCE) también disminuyó las tasas de interés al mínimo récord de 1,5%, apuntando a reactivar la economía de la zona euro, que registró la mayor contracción en la historia del bloque en el último trimestre del 2008.

Los movimientos de las tasas estuvieron en línea con lo previsto, pero el banco central británico sorprendió con la escala de sus planes para la llamada flexibilización cuantitativa, un paso no convencional en el que el organismo comprometió 75.000 millones de libras para comprar bonos a los bancos para alentar el crédito.

El programa de compras de activos del banco, de hasta 150.000 millones de libras, no tiene precedentes en Gran Bretaña pero hace recordar una política impulsada por Japón en el comienzo de la década.

Los títulos públicos británicos subieron con fuerza tras el anuncio. La libra esterlina bajaba ante el dólar.

"La decisión de embarcarse en un programa de compras de activos por 75.000 millones de libras obviamente es la medida correcta", dijo Amit Kara, economista de UBS.

"Pensamos que es un comienzo y probablemente terminará duplicando el tamaño, probablemente en el curso del año", agregó.

Bce reduce protecciones 

Por su parte, el presidente del BCE Jean-Claude Trichet dijo a los reporteros que el banco revisó a la baja las proyecciones para el crecimiento económico de la zona euro hechas sólo tres meses atrás.

"Hacia adelante, el consejo de gobierno prevé que tanto la demanda global como doméstica declinen en el 2009 y luego se recuperen gradualmente", dijo Trichet.

El funcionario anunció que ahora el BCE prevé un crecimiento real anual del PIB de la zona euro en un rango de -3,2 %  a -2,2 % en 2009 y entre -0,7% y +0,7 5 el próximo año.

Nada de esto calmó a las bolsas, que operaban en baja por las preocupaciones que generó la automotriz estadounidense General Motors (GM), que expresó dudas sobre su propia supervivencia.

"Parece que la batalla se está perdiendo. No genera confianza. Este mercado está siendo impulsado por la emoción pura", dijo Andre Bakhos, presidente de Princeton Financial Group en New Brunswick, Nueva Jersey.

En Estados Unidos, el número de empleados que pidieron el seguro de desempleo por primera vez bajó más de lo previsto la semana pasada pero siguió en niveles altos, consistentes con una recesión severa.

 

 

(REUTERS)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?