| 5/27/2009 12:00:00 AM

Fundadores de Twitter aún no dicen si piensan cobrar

CARLSBAD, California, EE.UU. — Los fundadores del sistema de comunicación por internet Twitter dicen que la compañía en algún momento cobrará por los servicios que presta, pero no está claro por cuáles, ni cómo generará la mayor parte de sus ingresos.

"Llegará un momento en que podrás completar un formulario o algo así y darnos dinero", dijo el cofundador y ejecutivo en jefe Evan Williams.

"Estamos trabajando en eso ahora mismo", agregó Williams, en la conferencia de tecnología digital "D: All Things Digital", que organiza el Wall Street Journal.

Williams y el otro fundador, Biz Stone, mencionaron posibles maneras de generar ingresos, entre ellas un servicio para certificar las fuentes de información. Por ejemplo, Dunkin' Donuts podría pagar para asegurarse de que no hubiera impostores que enviaran mensajes en su nombre.

De todos modos, tras casi una hora de preguntas de los periodistas Walt Mossberg y Kara Swisher y de la audiencia, los fundadores de Twitter no dieron una explicación clara del modelo de negocios de su empresa.

Stone esquivó la pregunta de cuál sería la principal fuente de ingresos de Twitter dentro de dos años.

Williams dijo que no estaba en contra de usar imágenes publicitarias pero que éstas no lo entusiasmaban.

"Creo que sería probablemente la cosa menos interesante que podríamos hacer", dijo.

Twitter ha atraído a millones de usuarios con su servicio gratuito de mensajes de hasta 140 caracteres en que los usuarios pueden decir que están haciendo o pensando, desde un teléfono celular, un sitio web o un programa.

La pequeña empresa de 43 empleados ha sido el centro de especulaciones de que podría ser comprada por una de las grandes compañías tecnológicas, pero Williams dijo que cree que Twitter seguirá siendo independiente.

 

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?