| 3/23/2007 12:00:00 AM

Fundación EEUU invierte en desarrollo en Costa Rica

Entre los programas que apoya Crusa mencionó en especial a "Estrategia Siglo XXI" impulsada por el ex astronauta Franklin Chang, quien lidera un grupo de 250 científicos para trabajar en un plan de desarrollo tecnológico para el país en los próximos 50 años.

San José.- La Fundación Costa Rica-Estados Unidos para la Cooperación (Crusa) destacó la inversión de 43 millones de dólares en 400 proyectos durante 10 años de labor en Costa Rica.

El presidente de la entidad, Luis Diego Escalante, resaltó el desarrollo de iniciativas en medio ambiente, ciencia y tecnología, educación y capacidad estratégica.

Instó a la búsqueda de socios estratégicos ante unos 100 representantes del sector privado y gubernamental que se reunieron el jueves para celebrar el décimo aniversario de la fundación.

Además señaló la participación de la fundación en la campaña de Conservación de la Península Osa, en el Pacífico Sur costarricense, para recaudar 32 millones de dólares al 2008 en alianza con organizaciones ecologistas y el gobierno con el fin de crear un corredor biológico y brindar mejores condiciones a las comunidades de la zona, una de las más pobres del país.

Por su parte, el embajador estadounidense, Mark Langdale, subrayó el logro de la fundación de promover el desarrollo y el mejoramiento de la calidad de vida de sus ciudadanos al mismo tiempo que administra de forma prudente el capital.

"Aún tiene 62 millones de dólares para impulsar el desarrollo sostenible", agregó.

La vicepresidenta Laura Chinchilla calificó a Crusa como "un socio estratégico" en la consecución de metas en el campo educativo, científico y de mejoramiento de servicios públicos como la automatización en consulta externa de la Caja del Seguro Social, migración y el apoyo en la enseñanza del inglés.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?