| 9/23/2007 12:00:00 AM

Fujimori llega a Perú extraditado desde Chile

El ex presidente Alberto Fujimori arribó el sábado a la capital peruana tras ser extraditado desde Chile para responder a los cargos de presunta violación a los derechos humanos y corrupción, los cuales lo podrían enviar a prisión hasta por 30 años.

LIMA_ El avión de hélices de la policía peruana, un Antonov 227 de fabricación rusa enviado a Chile para recoger al ex presidente, arribó a las 16.38 horas a una base de la fuerza aérea en el sureste de la ciudad.

El ex mandatario descendió del avión acompañado por policías, alejado de la prensa más de 500 metros, y fue trasladado brevemente en un vehículo escoltado por un auto de los bomberos hasta un helicóptero policial.

Esa nave lo llevó de inmediato a la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes), al este de Lima, donde lo esperaba el ministro del Interior Luis Alva, y que será el lugar donde permanecerá Fujimori al menos temporalmente.

El ex mandatario bajó del helicóptero en medio de extremas medidas de seguridad, y subió rápidamente en un vehículo de doble tracción con ventanillas oscuras, que lo condujo al interior de la base, y de inmediato decenas de efectivos policiales rodearon el lugar. Debido a la distancia no se pudo observar si estaba esposado.

No se descartaba que sea trasladado a otro lugar más seguro.

El aterrizaje en la base aérea sorprendió a unos doscientos seguidores de Fujimori que esperaban su llegada en una base policial ubicada en una zona del aeropuerto principal de la ciudad, en el puerto de Callao, a 20 kilómetros de donde efectivamente llegó la aeronave.

El grupo se había enfrentado brevemente con la policía en las afueras de la base policial en el aeropuerto, al pugnar por mirar al ex presidente.

En ese lugar estuvo la hija del mandatario, Keiko Fujimori, de 32 años, congresista por el partido Alianza por el Futuro al que pertenece su padre.

"Venimos a darle la bienvenida a Fujimori, a decirle que estamos con él, y que le vamos a acompañar donde él vaya, para que sienta que sigue teniendo el apoyo de su gente", dijo la parlamentaria a la AP.

"Vamos a resguardarlo, para que nada le pueda pasar", indicó, y añadió: "Mi padre es y será inocente, es un líder, y debe ser tratado como un ex mandatario, con respeto".

"Vamos a ser el escudo humano que va a blindar a Fujimori de esta persecución política", dijo Carlos Raffo, vocero del ex mandatario, y también congresista.

Portando camisetas y globos de color anaranjado, que identifica al partido político, el grupo trató de trepar la malla metálica que separa al registro de la autopista que atraviesa la zona, y varias personas del grupo golpearon y empujaron a los efectivos policiales que se protegieron con escudos plásticos tras calmarse los ánimos.

Luego de la atención en su llegada se inició el debate sobre dónde y cuándo sería juzgado, y por cuanto tiempo.

La ministra María Zavala indicó que "Fujimori podría empezar a realizar declaraciones" en la base naval del Callao, donde se realizan los juicios al ex jefe de inteligencia de Fujimori, Vladimiro Montesinos, y que el ex presidente sería eventualmente trasladado a otra instalación, más segura y cómoda para él, también en la zona de Callao.

No indicó cuándo iniciarían las audiencias.

Algunos analistas apuntaron que el ex presidente podría encarar detención hasta por 30 años en los cargos de violación a derechos humanos, mientras que por los cargos por corrupción recibiría penas de cárcel hasta por 10 años.

Un helicóptero de la policía chilena había trasladado más temprano a Fujimori desde la residencia donde cumplía arresto domiciliario hasta el aeropuerto de Santiago de Chile.

Policías de ese país entregaron a Fujimori a sus contrapartes peruanos y el ex presidente se veía tranquilo y sonriente.

En declaraciones a varios medios locales en la víspera de su partida obligada, dijo que en realidad el viaje a Chile en noviembre del 2005 fue una estrategia, y que esperaba la extradición. Destacó que la corte chilena redujo considerablemente la cantidad de delitos por los que puede ser juzgado en Perú.

Dejó en claro que considera que la política sigue siendo parte de su futuro.

"Fujimorismo hay para rato. Garantizo que habrá algún Fujimori presente en la próxima carrera presidencial (de Perú, en el 2011)", en alusión a Keiko.

La llegada de Fujimori parecía haber dividido a la población peruana. Unos recuerdan al ex mandatario como constructor y erradicador de la guerrilla de Sendero Luminoso, y otros lo miran como un dictador, al recordar el cierre del Congreso y una criticada reorganización del poder judicial, en 1992.

"Que venga y que se le juzgue pero realmente tiene que dársele las garantías porque Fujimori hizo mucho en el Perú", dijo a la AP Miguel Capac, de 40 años, ingeniero civil.

"Que venga ese asesino, que venga, y que lo condenen por todo", dijo la abogada Luz Cedeño, de 30 años.

La justicia de Chile confirmó el viernes su extradición por las matanzas de 25 personas en Barrios Altos y La Cantuta, en 1992 durante su gobierno (1990-2000), y por otros cinco cargos por corrupción, de 13 solicitudes remitidas por Perú.

Fujimori, de 69 años, se encontraba en Chile desde noviembre del 2005, donde llegó procedente de Japón, país donde había residía desde el 2000.

-------

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?