| 9/14/2007 12:00:00 AM

Fuerte caída de confianza de consumidores en EEUU

Algunos analistas, por su parte, considera que existen cada vez más posibilidades de que la economía estadounidense entre en un período de recesión.

Washington_  La confianza de los consumidores cayó en Estados Unidos a su nivel más bajo del último año y medio, en momentos que las turbulencias en el mercado de bienes raíces y de crédito causan preocupación en la población por la situación económica.

El Indice de Efectivo RBC mostró que la confianza del consumidor se ubicó en 71,1 en septiembre, una fuerte caída con respecto a los 89,3 de mayo. El indicador está basado en los resultados de un estudio realizado por la encuestadora Ipsos.

"Está feo", expresó Richard Yamarone, economista de Argus Research, refiriéndose al índice de confianza de los consumidores. Los consumidores están muy intranquilos".

El deterioro tiene lugar en momentos que Wall Street tambalea y después de las noticias de la semana pasada de que la economía perdió puestos de trabajo por primera vez en cuatro años.

Algunos analistas, por su parte, considera que existen cada vez más posibilidades de que la economía estadounidense entre en un período de recesión.

Muchos, sin embargo, creen que no se llegará a esa situación y la Reserva Federal recortará la semana próxima las tasas de interés.

Esa medida podría ofrecer aliento psicológico a la población y a las empresas. Podría inclinarlos también a gastar e invertir, lo que ayudaría a sacar a flote la actividad económica.

Mientras tanto, solo el 37% de la población aprobó en septiembre la forma en que el presidente George W. Bush está manejando la economía del país, por debajo del 41% de agosto, de acuerdo con otra encuesta de AP-Ipsos. Sólo un tercio del público está satisfecho con el desempeño del presidente, según el sondeo.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?