| 12/3/2008 12:00:00 AM

Freeport McMoRan suspende dividendo, corta producción

NUEVA YORK- La minera global Freeport McMoRan Copper & Gold Inc suspendió el pago de dividendos, rebajó su presupuesto para la inversión de capital y recortó su producción de cobre el miércoles, debido a la desaceleración económica mundial y la caída en los precios de los metales.

El colapso del mercado inmobiliario estadounidense generó un congelamiento en los mercados crediticios mundiales, derivando en una recesión en varias economías desarrolladas y un brusco descenso en las regiones en desarrollo.

Esto ha afectado la demanda por metales y los precios que a mediados del 2008 se transaban en niveles récord.

"La suspensión de nuestro dividendo refleja la brusca y rápida caída en los precios del cobre y el molibdeno, la complicación de los mercados de capitales y la incierta perspectiva económica", dijo el gerente general, Richard Adkerson, en un comunicado.

La minera reducirá la producción y ventas de cobre en el 2009 en 200 millones de libras y en 500 millones de libras en el 2010 comparado con los estimados de octubre.

La firma también planea una reducción de más de la mitad de su plan de inversión a 1.100 millones de dólares comparado con su estimación anterior de 2.300 millones de dólares.

La medida de suspender el dividendo anual de 2 dólares por acción le ahorrará a la compañía cerca de 755 millones de dólares, señaló.

Para el 2010 las ventas y producción de cobre serían de 500 millones de libras.

Las ventas de Sudamérica las estimó en 1.500 millones de libras de cobre y 110.000 onzas de oro en el 2008, mientras que para el próximo año las ventas de cobre serían de 1.400 millones de libras y de 100.000 onzas de oro.

También anunció la postergación de la construcción para desarrollar un enorme depósito de sulfuro en su mina chilena El Alba. 

(Reuters)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?