| 11/23/2006 12:00:00 AM

Fracasa negociación de comercio informal Paraguay-Brasil

Rubén Ramírez, canciller paraguayo, se limitó a señalar que "continuaremos dialogando en un marco de respeto para encontrar soluciones a nuestras diferencias y en ese sentido el gobierno brasileño donó 3.000.000 de dólares para implementar un sistema de control más estricto en el puesto fronterizo Ciudad del Este-Foz de Yguazú de forma que vayamos legalizando el comercio".

Asunción.- Paraguay y Brasil fracasaron el jueves en su intento por mejorar en corto plazo el informal comercio fronterizo "porque la situación de integración regional es muy compleja, pero seguiremos dialogando y negociando", dijo el canciller brasileño Celso Amorím, tras entrevistarse con el presidente paraguayo Nicanor Duarte.

Agregó que "mi país tiene una mala imagen en Paraguay porque, supuestamente, es opresivo; pero Paraguay tiene mala imagen en mi país, por diferentes razones. Entonces, no es fácil encontrar soluciones para todos los problemas".

Consideró que el camino más correcto para transitar sería "mantener un relación estratégica".

"Escuché quejas de los empresarios paraguayos porque encuentran trabas paraancelarias en mi país para sus exportaciones, y tienen razón. Pero los presidentes y los cancilleres podemos apoyar e impulsar un Mercosur sin trabas pero nuestro pueblo todavía no entiende bien qué es una integración regional, todavía hay mucha burocracia en los niveles inferiores de la administración", señaló.

Por otro lado, categóricamente anunció en conferencia de prensa: "No podemos reabrir un debate o renegociación sobre el tratado de construcción de la hidroeléctrica binacional Itaipú sobre el rio Paraná; no podemos cambiar un tratado firmado en 1973 sólo porque hoy creemos que la realidad es otra, porque ¿qué pasaría si resolviésemos reabrir todos los tratados internacionales vigentes?".

"No vine a prometer nada, sólo vine a cumplir un mandato del presidente Luiz Inacio Lula da Silva para atender las relaciones diplomáticas, impulsar el diálogo y estimular la búsqueda de soluciones pragmáticas a nuestras diferencias", apuntó.

Paraguay reclamó en agosto pasado la reducción de la deuda de Itaipú a la empresa brasileña Electrobrás, de 19.000 millones de dólares, de cuya cifra a la Administración Nacional de Electricidad (Ande) de Paraguay le corresponde 4.300 millones de dólares.

Según Duarte, "esa deuda es escandalosa y espuria porque es el producto de la doble indexación (doble interés)", fijado de acuerdo con el comportamiento del dólar en el mercado brasileño y la tasa de inflación anual en EEUU.

Esa doble indexación fue aceptada por el gobierno paraguayo en 1997 siendo presidente Juan Carlos Wasmosy.

Precisamente, Amorím defendió la idea de no renegociar Itaipú "porque un gobierno anterior aprobó eso que los paraguayos llaman doble interés; en 1997, el comportamiento del dólar era favorable a los intereses de Paraguay pero hoy se dice que la realidad es otra. Brasil admite ese cambio de realidad y buscará alguna forma de compensación pero no hay necesidad de renegociarlo".

Amorím reconoció que el 35% de las industrias de los estados Sao Paulo y Paraná dependen de la electricidad de Itaipú.


 
AP
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?